¿Qué causa la fatiga extrema después de correr?

La fatiga es una consecuencia natural de mucho entrenamiento y ejercicio fuerte. Si sobrepasas los límites energéticos durante la ejecución, el cuerpo produce energía anaeróbica, o se queda sin oxígeno. Este proceso ocurre a menudo cuando se entrena en exceso y la nutrición es inadecuada. Sin embargo, el descanso, una dieta y un entrenamiento adecuados pueden mejorar en mucho la condición física. Si el cansancio es extremo al punto de dormir o de llegar a la inmovilidad, puede aparecer una enfermedad grave, así que consulta a tu médico acerca de estos síntomas.

El metabolismo aeróbico

Los músculos usan el metabolismo o la respiración para crear energía aeróbica o anaeróbica. La respiración aeróbica, en oposición a la anaeróbica, utiliza el oxígeno para sintetizar continuamente el trifosfato de adenosina (ATP por sus siglas en inglés), una molécula de energía. El oxígeno permite la descomposición de la glucosa, o azúcar, en dióxido de carbono, agua y energía. Este proceso es ideal para carreras de larga distancia, dado que el metabolismo aeróbico permite a los músculos trabajar durante largos períodos de tiempo sin fatiga. Tomar descansos a lo largo de la carrera o reducir tu intensidad ayuda a mantener los músculos trabajando con oxígeno. La necesidad de más oxígeno es lo que hace que el cuerpo cambie a respiración anaeróbica.

Exceso de entrenamiento

El exceso de entrenamiento es una de las principales causas de la fatiga después de correr. Exceder tu capacidad aeróbica, corriendo grandes distancias o demasiado rápido, conduce a un metabolismo anaeróbico. Este proceso hace que aumenten varias sustancias que disminuyen el rendimiento y desgastan los músculos. Las concentraciones de iones de hidrógeno y de potasio elevan los niveles de fosfato inorgánico y los difosfatos de adenosina; ambos de los cuales se descomponen en ATP. El resultado es que la producción de ATP cae y se libera mucho calcio, que es necesario para la contracción muscular. El ácido láctico se acumula como un subproducto de la respiración anaeróbica. Entonces, disminuye la fuerza muscular y la velocidad global se desacelera.

Dieta y nutrición

El alimento es el combustible de tu cuerpo, entonces sin suficientes calorías y un balance correcto de nutrientes tu cuerpo no puede funcionar de manera óptima. La fatiga durante y después de cada carrera puede indicar una deficiencia de calorías, de ciertas vitaminas o minerales. La dieta de un corredor debe consistir en 50% a 70% de carbohidratos, de 20% a 30% de grasas y de 10% a 20% de proteínas. El consumo variado de alimentos favorece la ingesta de cantidades adecuadas de vitaminas y minerales importantes como la B12, B6 y hierro. Se necesita la vitamina B para el metabolismo de la energía, las células rojas de la sangre y la salud de los nervios mientras que el hierro sirve para transportar oxígeno a los tejidos musculares. Consulta a tu médico o a un nutricionista si presentas signos de fatiga.

Entrenamiento adecuado

Debido a que una carrera de resistencia exige un gran desgaste del cuerpo, es fundamental un entrenamiento adecuado para mantenerse saludable y con un rendimiento óptimo. La fatiga es a menudo un indicador de que necesitas algo de tiempo libre. El entrenamiento debe incluir días de descanso y pistas para correr cómodas para que los músculos y otros tejidos tengan tiempo suficiente para recuperarse y reconstruirse. Sin embargo, puedes entrenar los músculos para resistir la fatiga. Realizar el ejercicio en el momento adecuado al límite del ácido láctico, el ritmo al que se genera y acumula ácido láctico y los músculos comienzan a desgastarse, podría disminuir la fatiga muscular. Salta y haz ejercicios pliométricos en el entrenamiento para aumentar tu capacidad de resistencia.

Más galerías de fotos



Escrito por christy callahan | Traducido por xochitl gutierrez cervantes