¿Qué causa la falta de aliento al correr?

Una cierta cantidad de falta de aliento durante el ejercicio es normal, especialmente cuando te involucras en un deporte tan exigente como correr. El aumento de la actividad conduce a una respiración más rápida, que lleva oxígeno en el cuerpo para ayudar a los niveles de construcción más bajos de dióxido de carbono en el cuerpo. Una vez que se alcanza un nivel normal de dióxido de carbono, la respiración vuelve a la normalidad. Las cuestiones relacionadas con la falta de aire al correr pueden resolverse ajustando una rutina ligeramente. Cuando la falta de aire se produce repentinamente o continúa incluso después de la desaceleración, podría ser una señal de algo más grave, así que consulta a un médico si los síntomas no mejoran después de hacer cambios en tu régimen de ejercicio.

Precalentamiento

El calentamiento es una parte importante para conseguir que tu cuerpo esté listo para cualquier ejercicio y tendrás que luchar menos con la frecuencia respiratoria si te tomas el tiempo para hacerlo. Comienza tu carrera lentamente, corre a un ritmo muy fácil o incluso camina, por lo menos durante 15 a 20 minutos antes de aumentar gradualmente la velocidad. Si está frío y seco, puede ocurrir la contracción del músculo liso de las vías respiratorias que conducen a los pulmones, haciendo la respiración más difícil, así que asegúrate de tomar el tiempo extra para calentar adecuadamente en clima frío.

Técnicas de respiración

Asegúrate de obtener suficiente aire en sus pulmones cuando respiras, centrándote en técnicas de respiración adecuada. Si estás respirando superficialmente durante demasiado tiempo, corres el riesgo de hiperventilación. Estálo más relajado posible y saca la respiración profundamente en tu cuerpo. La ansiedad puede empeorar tus síntomas. Para ayudar a mantener el resto de tu cuerpo relajado, libera la tensión de los hombros. Al respirar más profundamente, el diafragma se activa, y tu vientre expande y se contrae al inhalar y exhalar. Mantén un ritmo de respiración normal, inhalando en dos o tres pasos y exhalando en uno o dos.

Velocidad

Cuando estás corriendo y notas dificultad para respirar, para y camina o por lo menos disminuye la intensidad de tu actividad hasta que recuperes la respiración normal. Cuanto mayor sea la intensidad del entrenamiento, más se corre el riesgo de perder el aliento. Si experimentas falta de aliento persistente, programa intervalos de caminatas. Toma un descanso de dos minutos o cinco con periodos de funcionamiento de diez minutos. Asegúrate de que estás corriendo cómodamente antes de intentar aumentar la velocidad y evita hacer demasiadas sesiones más rápidas durante la semana. Comienza con un día a la semana y aumenta gradualmente la velocidad, y espera hasta que puedas con un tiempo de 10 o 20 minutos sin parar sin ninguna dificultad para respirar antes de intentar hacer cualquier tipo de entrenamiento de alta intensidad a intervalos.

Complicaciones

Es natural que respires más fuerte cuando corres, pero la falta real de aliento es una preocupación. Puede ser aterrador y puede requerir atención médica. Si la falta de aire continúa incluso después de haber ralentizado o detenido la marcha, o la dificultad para respirar es grave, haz una cita para ver a un médico. El asma, el asma inducido por ejercicio, las alergias u otras enfermedades de los pulmones puede causar dificultad para respirar, por lo que debes buscar asistencia médica si tus síntomas no mejoran con el tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por lize brittin | Traducido por mariela rebelo