¿Qué causa el entrenamiento retrasado de esfínteres?

Según McKenzie Pediatrics, en Springfield, Óregon, el control de esfínteres puede definirse como retrasado si tu hijo tiene más de 3 años de edad y no sabe usar el baño, después de tres o más meses de entrenamiento a pesar de estar sano en todo lo demás. Los retrasos en el control de esfínteres tienen varias causas, que pueden ser conductuales o físicas. Mantener la calma y la determinación de la causa en la demora puede ayudarle a tu hijo a seguir en el camino.

Resistencia


Dale a tu niño incentivos o recompensas por cada día que pasa sin ensuciar sus pantalones, u ofrécele un regalo especial cada vez que use el inodoro.

Según McKenzie Pediatrics, un niño que tiene más de 3 años y sabe cómo usar el inodoro, pero se niega, se considera resistente. La resistencia o rechazo es un tipo común de lucha por el poder que retrasa el control de esfínteres, y por lo general resulta de los métodos agresivos de formación higiénica como forzar a tu hijo a sentarse en el inodoro hasta que logre hacerlo o de castigarlo por accidentes. Puedes superar los retrasos negativos al dar la responsabilidad y el control de nuevo a tu hijo. Permítele determinar cuándo tiene que ir, y trata de no hacer un gran lío si no lo hace. Dale a tu niño incentivos o recompensas por cada día que pasa sin ensuciar sus pantalones, u ofrécele un regalo especial cada vez que use el inodoro.

Asuntos físicos o de salud


La coordinación muscular deficiente e infecciones deben ser tratadas por un médico.

Tu niño puede mojar sus pantalones o experimentar la humedad frecuente por una variedad de razones físicas o de salud. Por ejemplo, la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) enumera una pequeña capacidad de la vejiga como una causa de retraso en el control de esfínteres. La falta de coordinación en la vejiga y los músculos del esfínter o la falta de ejercicio que se traduce en el control muscular deficiente puede causar humedecimiento también frecuente. Infecciones del tracto urinario y la diarrea crónica o estreñimiento también puede dar lugar a retrasos de esfínteres. La AAP informa que algunas de estas cuestiones, como tener una pequeña capacidad de la vejiga, es probable que se supere, pero la coordinación muscular deficiente e infecciones deben ser tratadas por un médico.

Buena disposición


Anima su disposición al colocar a tu hijo en el baño por la mañana y después de las comidas.

El entrenamiento antes de que un niño esté física y emocionalmente preparado puede alargar el proceso de ir al baño. Según el sitio web Pampers, los niños suelen estar listos para comenzar el control de esfínteres entre los 18 y 30 meses, si bien cada niño es diferente y algunos pueden no estar listos hasta que son mayores. Los signos conductuales que indican la disposición general incluyen defecar en momentos predecibles. Los niños que están listos para ir al baño pueden tirar de sus propios pantalones hacia arriba y hacia abajo y mostrar interés en usar el baño. También pueden decir que tienen que ir. Anima su disposición al colocar a tu hijo en el baño por la mañana y después de las comidas. Si él defeca, lo alabas, pero no lo castigues si él no lo hace. Si tu hijo se resiste, no presiones la cuestión por un par de semanas y vuelve a intentarlo.

Regresión


Si tu hijo comienza a tener accidentes, no lo castigues.

Los niños que mojan el suelo o a ellos mismos después de ir al baño con éxito pueden estar retrocediendo debido a los cambios de la vida, trastornos emocionales o el estrés causado por el desarrollo normal. Por ejemplo, un nuevo hermano o una casa nueva puede hacer que el niño retroceda. La AAP recomienda a los padres reaccionar con calma a la regresión, ya que por lo general no dura mucho y la mayoría de los niños volverá a ir al baño cuando el conflicto emocional se haya resuelto. Si tu hijo comienza a tener accidentes, no lo castigues. Con calma dile que los accidentes están bien y que sabes que lo va a hacer mejor la próxima vez. Entonces, discute las maneras de ayudarle a evitar más accidentes.

Más galerías de fotos



Escrito por renee miller | Traducido por gii urii