¿Qué causa dolor en la rótula al caminar?

El dolor de rótula, también conocido como dolor patelofemoral, aflige a personas de todas las edades. Algunas personas notan el dolor en ambas rodillas, mientras que otras solamente en una de ellas. Mientras que la causa exacta del dolor es a menudo desconocida, eso no quiere decir que tengas que sufrir por esa articulación. Existen muchas cosas que puedes intentar hacer que podrían aliviar el dolor a corto y largo plazo.

Causas potenciales

La causa del dolor de rodilla a menudo no se identifica. En algunos casos, las lesiones o el sobre uso puede debilitar el cartílago debajo de la rótula, causando un dolor constante que empeora al caminar cuesta abajo, subir o bajar escaleras o al enderezar la pierna y caminar después de sentarse por un rato. Un golpe a la rótula, como durante el deporte, puede también desalinear el cartílago y causar este tipo de dolor. Algunas formas de artritis también debilitan el cartílago debajo de la rótula, lo que conduce al dolor que se puede intensificar durante las actividades simples como caminar.

Soluciones inmediatas

Si tienes dolor de rodilla, debes evitar las actividades de alto impacto hasta que el dolor ceda y la rodilla sane. Después de caminar, puedes aplicar hielo sobre la rodilla por 20 minutos para reducir la inflamación y dolor. Puedes también tomar medicamentos que no requieran receta médica, como aspirina, iboprufeno o paracetamol, para calmar el dolor y la rigidez. Las inyecciones de corticosteroides pueden también detener temporalmente el dolor en algunos pacientes.

Soluciones de largo plazo

Si se determina que la artritis es la causa de tu dolor de rótula podrías obtener inyecciones de medicamentos que disminuyen la respuesta inmune, alivian la inflamación y detienen el daño a la articulación. Dependiendo de la causa del dolor, tu médico podría recomendar la cirugía para reparar el problema subyacente. Algunos tipos de cirugía que podrías necesitar incluyen el trasplante de cartílago de otra parte de tu cuerpo para reemplazar el de la rótula dañada o una operación para volver a alinear la rótula para reducir la fricción debajo de ella. En los casos de daño severo, tu médico podrías recomendar el reemplazo total de la rodilla.

Prevención

Para evitar futuros problemas de dolor en la rótula, debes cuidar tus rodillas y desarrollar tus piernas para proporcionar el soporte efectivo. El ejercicio de bajo impacto, como nadar o montar una bicicleta fija, desarrolla músculos alrededor de la rodilla sin poner tensión sobre la articulación. Podrías también querer implantar un programa de entrenamiento que involucre el estiramiento, ya que el estiramiento reduce la presión sobre la rodilla. Pregunta a tu médico acerca de la mejor forma de ejercicio para ti antes de iniciar algún programa por tu cuenta.

Más galerías de fotos



Escrito por bridget coila | Traducido por glen boyd