¿Qué causa el dolor en los pies a la mañana siguiente después del ejercicio?

Es normal que tus pies duelan un poco por la mañana después de realizar un entrenamiento vigoroso. Sin embargo, si el dolor se vuelve una constante después del ejercicio, puede haber un problema. El diagnóstico adecuado de un podólogo es esencial para evitar daños o lesiones, y también para ponerte en forma sin tener dolor.

Anatomía del pie

Con frecuencia, el dolor en los pies que se presenta en cuanto te levantas por la mañana, especialmente después de haberte ejercitado el día anterior, es causado por la fascitis plantar. Esta condición provoca inflamación en la fascia plantar, una banda de tejido que conecta la punta del pie con el talón. Dicho tejido proporciona soporte al arco y evita que los pies se asienten completamente planos sobre el suelo y que se doblen hacia adentro. Si hay un problema con la fascia plantar, es probable que sufras dolor en los pies cada mañana.

Periostitis

La fascitis plantar puede ser identificada como un tipo de periostitis, que es una inflamación del revestimiento de los huesos. Cuando la fascia plantar se irrita o extiende o estira de más a través del ejercicio, también se genera roce excesivo que desprende el revestimiento de los huesos. Durante la noche, tu cuerpo trata de curar esta zona reponiendo el revestimiento de los huesos. Es por eso que cuando te levantas de la cama por la mañana, sientes mucho dolor al momento de dar el primer paso. En este momento, el revestimiento del hueso se separa otra vez, provocando un dolor agudo en el arco del pie. Para evitar este dolor, aplícate un poco de hielo en los pies después de hacer ejercicio y date masajes en los pies y las pantorrillas antes de levantarte de la cama.

Tensión y tirantez del músculo

En algunos casos, tu caso de fascitis plantar puede ser causado por un exceso de tensión muscular. Si la pantorrilla o el tendón de Aquiles es estira demasiado, podría debilitar los músculos en el arco del pie, provocando que la fascia plantar trabaje de más. Para evitar que esto suceda, no aumentes drásticamente la duración de tus entrenamientos y procura siempre estirar y masajear las pantorrillas, el tendón de Aquiles y los arcos de los pies antes y después del ejercicio lo mismo que antes de levantarte de la cama.

Falta de soporte

El dolor en los pies que se presenta por la mañana también podría ser resultado del uso de un calzado inadecuado mientras entrenas. El uso de zapatillas de deporte que no tienen soporte para el arco podría generar sobreestiramiento de la fascia plantar y por ende, ser causa de dolor significativo. Junto con los masajes, los estiramientos y el descanso, usa zapatos diseñados para hacer ejercicio que cuenten con soporte para el arco, acolchado en la zona del talón y un relleno adecuado. Esto te ayudará a aterrizar tus pies correctamente durante el ejercicio y a prevenir los daños mayores en la fascia plantar.

Más galerías de fotos



Escrito por brenda barron | Traducido por pei pei