¿Qué causa el dolor de piernas al correr en bajada?

Correr cuesta arriba puede sentirse como un reto y dejarte sin aliento. Pero no te dejes engañar, ya que correr en bajada de la colina también trabaja tu cuerpo. Después de correr cuesta abajo, puedes sentir un dolor que aparece en las piernas porque estás utilizando tus músculos de manera diferente, colocando una nueva demanda en tu cuerpo. Consulta a tu médico si el dolor de la pierna persiste o empeora.

Músculos trabajados

Correr cuesta abajo involucra los músculos de manera diferente que el entrenamiento cuesta arriba. Mientras corres hacia abajo tu cuerpo debe caer más adelante. Este tipo de articulación trabaja los glúteos y los isquiotibiales. Si te inclinas hacia atrás al correr en bajada, puedes poner demasiada presión en los flexores de la cadera y la espalda baja. Debes centrarte menos en los cuádriceps mientras que vas cuesta abajo y trabajar más los glúteos y los isquiotibiales para controlar las piernas para que haya menos presión sobre las rodillas.

Movimiento excéntrico

El entrenador de atletismo británico Brian Mackenzie explica en su página web que correr cuesta abajo es un movimiento excéntrico, un movimiento al que los corredores no están acostumbrados. Se centran en frenar el alargamiento del proceso de los músculos, desafiándolos. Este tipo de movimiento proporciona un mecanismo de frenado para ellos. Por ejemplo, al correr cuesta abajo, debes frenar con las piernas para mantener tu cuerpo en el control de tus movimientos. Mantener tu cuerpo de una manera más controlada y ralentizar tu paso puede causar más dolor en las piernas.

Mantén el control

Mejorar tu forma cuando corres cuesta abajo reduce el riesgo de sufrir lesiones e incluso podría ayudarte con el dolor de la pierna. Pete Pfitzinger de la revista "Running Times", explica que al correr cuesta abajo es importante mantener la parte superior del cuerpo relajada e inclinarte hacia adelante para que tu cuerpo se mantenga lo más cerca posible de manera perpendicular a la colina. Aumenta tu movimiento de la pierna a medida que adquieres velocidad para no luchar contra la gravedad hacia abajo. Resistirte a la colina puede provocar un dolor muscular que dura hasta cinco días.

Estírate

El estiramiento dinámico antes de tu carrera es crucial para ayudarte a reducir el dolor muscular. Este estiramiento consiste en hacerlo mientras te mueves, con tramos como balanceos de piernas (leg swings), estocadas laterales (lateral lunges) e incluso estocadas al caminar (walking lunges). Estira estáticamente después de correr para alargar los músculos, manteniendo cada estiramiento por cerca de un minuto. Realiza estiramientos del corredor como elongar de pie los cuádriceps, hacer pliegues hacia adelante y elongar las pantorrillas.

Más galerías de fotos



Escrito por roger cahill | Traducido por carlos alberto feruglio