¿Qué causa el dolor abdominal severo?

El abdomen, la región del cuerpo que va desde el pecho hasta la pelvis, contiene la mayoría de los órganos, incluyendo el esófago, estómago, intestino delgado, intestino grueso, el bazo, el hígado, la vesícula biliar, el apéndice, el páncreas y los riñones. El dolor abdominal, una queja común, varía de leve a severo. La severidad del dolor, sin embargo, no siempre indica la gravedad de la enfermedad, de acuerdo con Medline Plus.

Apendicitis

El apéndice, una pequeña bolsa conectada al intestino grueso, se ubica en la porción inferior derecha del abdomen. La función del apéndice sigue siendo desconocida, pero su eliminación no afecta la salud de una persona, informa el Centro Nacional de Información sobre Enfermedades Digestivas (National Digestive Diseases Information Clearinghouse). El apéndice contiene moco, el cual se vacía en el intestino grueso. La apendicitis, una inflamación e infección del apéndice, se presenta cuando el moco se acumula en el apéndice, permitiendo que las bacterias se multipliquen. La apendicitis provoca dolor abdominal con signos clásicos. El dolor, el primer síntoma, aparece de repente y se siente como ningún otro dolor hayas sentido anteriormente. La intensidad del dolor provoca náuseas y vómitos. El dolor generalmente comienza cerca del ombligo y luego se mueve hacia abajo y hacia la derecha. El dolor se hace mucho peor a las pocas horas y también se siente peor cuando te mueves, toses o estornudas.

Cálculos biliares

El hígado produce un líquido digestivo denominado bilis. La bilis contiene colesterol, grasas, sales biliares, agua, proteínas y bilirrubina, un producto de desecho de la descomposición de los glóbulos rojos. La bilis se desplaza desde el hígado hasta la vesícula biliar, un órgano pequeño en forma de pera que almacena la bilis hasta que se necesita. La vesícula biliar entonces segrega bilis en el intestino delgado para ayudar en la digestión. Cuando la bilis contiene colesterol o bilirrubina en exceso o cuando la vesícula no logra vaciarse completamente, la bilis líquida puede cristalizarse, formando cálculos biliares. Los cálculos biliares varían en tamaño desde tan pequeños como un grano de arena hasta tan grande como una pelota de golf. Los cálculos biliares que se mantienen en la vesícula biliar pueden no producir síntomas, pero si se liberan en los conductos pueden bloquear el flujo de la bilis. Cuando esto ocurre, un dolor abdominal severo que se intensifica rápidamente se produce en la parte superior derecha del abdomen. El dolor puede irradiarse a la espalda entre los omóplatos o en el hombro derecho.

Diverticulitis

Se forman unos pequeños bolsillos en el revestimiento del intestino grueso, lo que resulta en una condición conocida como la diverticulosis. Las bolsas, conocidas como divertículos, pueden inflamarse e infectarse, causando diverticulitis. Aunque la diverticulosis a menudo no produce signos o síntomas, una vez que escala a diverticulitis, un dolor abdominal severo que comienza súbitamente alerta al paciente de la enfermedad. Otros síntomas incluyen náuseas, vómitos, calambres, fiebre, escalofríos y un cambio en los hábitos intestinales. Aunque la causa exacta se desconoce, la diverticulitis es más común en los países industrializados, como los Estados Unidos, apuntando a la falta de fibra como un factor contribuyente, sugiere el Centro Nacional de Información sobre Enfermedades Digestivas.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie chandler | Traducido por francisco roca