Qué causa el dolor 3 días después de un entrenamiento de piernas

Cuando experimentas dolor muscular durante tres días después de ejercitar tus piernas, es probable que estés padeciendo de un dolor muscular de aparición tardía. Esta condición por lo general no se produce inmediatamente después de un entrenamiento. El dolor puede aparecer de 24 a 48 horas después de ejercitar y el malestar puede durar hasta una semana. En caso de que el dolor continúe y no responda a los métodos de tratamiento, consulta con tu médico, ya que podrías haber sufrido una lesión durante el entrenamiento.

Causas

De acuerdo con el American Council on Exercise, la causa más probable del dolor muscular después del ejercicio son pequeños desgarros en las fibras musculares. Los cambios en una rutina de ejercicio más a menudo causan un dolor muscular de aparición tardía. Si has aumentado la cantidad de peso que utilizabas habitualmente para ejercitar las piernas o el número de repeticiones, la condición es más probable que ocurra.

Tratamiento

Los medicamentos anti-inflamatorios parecen ser los más útiles para deshacerte del dolor después de un entrenamiento. Toma ibuprofeno o paracetamol, según sea necesario para aliviar las molestias en las piernas. La aplicación de hielo también puede ser útil para reducir el dolor muscular. Aplica una compresa de hielo en las piernas y déjala actuar durante intervalos de 15 minutos durante todo el día.

Opinión de los expertos

Ciertas terapias usadas para tratar el dolor muscular de aparición tardía han demostrado no ser eficaces. Según un estudio de 2003 publicado en el “Journal of Strength and Conditioning Research”, los masajes, ultrasonidos y elongamientos antes de un entrenamiento fueron nombrados como tratamientos ineficaces para controlar el dolor muscular de aparición tardía.

Consideraciones

Mientras estás experimentando dolor, debes evitar ejercitar tus piernas por lo menos uno o dos días después de la aparición de los síntomas. Si decides continuar ejercitando apenas tus músculos se curen, realiza ejercicios que se enfoquen en otras áreas del cuerpo, como los brazos y los músculos del núcleo. Una vez que comiences a trabajar tus piernas otra vez, reduce el peso y aumenta gradualmente la intensidad de tu entrenamiento durante un período de una a dos semanas.

Más galerías de fotos



Escrito por heather topham wood | Traducido por priscila caminer