La causa del dolor de espalda baja

Dolor de espalda baja.

¿Tienes dolor de espalda? Si no es así, probablemente tendrás y más pronto de lo que piensas. Es una de las afecciones más comunes en los EE.UU., con aproximadamente el 85 por ciento de la población que sufre de dolor de espalda en algún momento de sus vidas. El dolor de espalda es la segunda razón más común para ver a un médico en los EE.UU., seguida de la tos y otras infecciones respiratorias. Estas estadísticas son similares en otros países. El 95 por ciento de los casos de dolor de espalda (como espasmos musculares o dolor agudo en la espalda baja o dolor lumbar) son lo que los expertos llaman "no específico". Eso significa que la causa exacta es difícil de visualizar y por lo general no puede ser atribuible a una enfermedad identificable (como infección, tumor, artritis o inflamación, que son casos específicos, y la minoría). Siendo el dolor inespecífico de espalda baja (LBP, por sus siglas en inglés) tan común y tan evasivo, se ha convertido en un gran negocio con los estadounidenses, quienes gastan por lo menos US$ 50 mil millones cada año en un posible tratamiento y en estrategias de prevención. Eso puede ser un verdadero problema. Cada vez que hablas de una cantidad de dinero tan grande, estás obligado a atraer a los expertos, tanto los legítimos como quienes bueno, se consideran tales, quienes afirman que ellos: a) conocen la causa exacta de tu dolor de espalda baja, y b) tienen la cura para ella. No deberías creerles, por lo menos, no de inmediato.

Cuestionando las respuestas

Considera lo siguiente: el dolor de espalda se atribuye más a cuestiones como discos lumbares herniados (deslizados), mala alineación postural, falta de fuerza medular, tensión de los músculos isquiotibiales o flexores de la cadera y al sobrepeso. Y son estos factores que muchos tratamientos populares y estrategias de prevención pretenden mejorar (o curar).

Estas "verdades" se mantienen como indiscutibles para los profesionales que las promueven. Ellos basan sus conocimientos en la experiencia personal y los resultados anecdóticos. Así es la naturaleza humana: si alguien que conoces se benefició de ver a un quiropráctico, siempre proclamará (en voz alta) que su quiropráctico es un genio. Lo mismo con tus amigos que consiguieron resultados positivos con un médico, terapeuta físico, acupunturista, masajista o entrenador personal.

Entonces, ¿cuál es el problema? Cuando observas el hallazgo con ojo analítico, la validez científica de muchas de las afirmaciones comunes del dolor de espalda baja y tratamientos son cuestionables, por decir lo menos.

¿Qué significa eso para ti, especialmente si te duele la espalda? Esto significa que sólo porque un determinado médico afirme que una determinada causa es tu problema y ​​tiene el tratamiento perfecto, su causa puede no ser la causa real. Su cura no es lo que finalmente haga que el dolor desaparezca. En algunos casos, pagar muchísimo dinero por estos tratamientos puede no ser la mejor opción.

Estas son algunas de las causas comunes de dolor de espalda baja, la investigación disipa muchos mitos en torno a ellas y lo "que conlleva" sobre lo que deberías de hacer como resultado.

Reclamo común # 1: hernias de disco, fractura de vértebras y estenosis causan el dolor de espalda

HERNIA DE DISCO: un estudio histórico de 1994 en el New England Journal of Medicine encontró que el 82 por ciento de los participantes del estudio que estaban libres de dolor tuvieron resultados positivos para RM (Resonancia Magnética) para una hernia de disco lumbar, protrusión o extrusión. El 38 por ciento de ellos tenían estos problemas en varios niveles lumbares.

Un estudio de 2001 en el Journal of Bone and Joint Surgery mostró que las RM no fueron predictivas de la evolución o la duración del dolor lumbar y que los individuos con la mayor duración del dolor de espalda baja no tenían el mayor grado de anormalidad anatómica.

¿Qué significa eso? Que puedes tener anormalidades de disco y no tener ningún dolor. ¿Y si tienes una hernia de disco y dolor de espalda? El disco podría no ser la causa.

VÉRTEBRA FRACTURADA: dos estudios del 2009 en el New England Journal of Medicine encontraron que la vertebroplastia, un procedimiento arriesgado que inyecta un cemento acrílico en los huesos de la columna vertebral para estabilizar las fracturas causadas por la osteoporosis, no era el mejor en brindar alivio del dolor que el placebo.

ESTENOSIS ESPINAL: si bien históricamente se ha pensado que esta enfermedad es una causa inevitable de dolor de espalda baja, un estudio realizado en 2006 en los Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, encontró que un canal espinal estrecho no causa (por sí solo) el dolor de espalda.

CONCLUSIÓN: no estás condenado por tu RM. Muchas personas con resultados anormales no tienen dolor. De acuerdo con una revisión de estudios de 2009 publicada en The Lancet, los médicos deben abstenerse de las rutinarias imágenes lumbares inmediatas en pacientes con dolor lumbar sin características que sugieran una enfermedad subyacente grave. Para ti, esto significa hablar con tu médico acerca de las demás vías de diagnóstico que él o ella van a utilizar, además de una RM, especialmente si estás escuchando acerca de tus resultados de la resonancia y surge la palabra "operación".

Reclamación común no. 2: curvaturas espinales, inclinaciones pélvicas o asimetría de la longitud de las piernas causan LBP

CURVAS DE LA COLUMNA VERTEBRAL: una revisión de 2008 en el Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics evaluaron más de 50 estudios y no se encontró ninguna asociación entre las mediciones de curvas de la columna vertebral y el dolor.

Según Eyal Lederman, Ph.D., osteópata y autor de varios libros de texto de terapia manual y artículos de investigación, "no existe una correlación entre la oblicuidad/asimetría pélvica y el ángulo de la base sacra lateral y lumbar. Pero puede haber una relación entre la escoliosis severa y el dolor de espalda".

INCLINACIONES PÉLVICAS: muchos profesionales de la salud creen que la inclinación pélvica anterior y el aumento de la lordosis lumbar indican debilidad abdominal y flexores de la cadera demasiado fuertes (o estrechos). Pero, según un estudio de 2004 en el Internet Journal of Allied Health Science and Practice, no hay ninguna relación entre la lordosis lumbar y la fuerza isométrica de los flexores de tronco, extensores de tronco y flexores de la cadera y extensores. Varios otros estudios también han tenido resultados similares.

LONGITUD DE LAS PIERNAS ASIMÉTRICA: según el Dr. Lederman, "aunque algunos estudios anteriores sugieren una correlación, son más relevantes los estudios prospectivos en los que no se encontró correlación entre la desigualdad de la longitud de la pierna y el dolor lumbar. Incluso los pacientes que han adquirido sus diferencias de longitud de las piernas posteriormente en sus vidas como consecuencia de una enfermedad o cirugía tuvieron una pobre correlación entre la desigualdad de longitud de sus piernas, escoliosis lumbar y trastornos lumbares, varios años después de la aparición de la enfermedad ".

CONCLUSIÓN: muchas personas con mala alineación postural o asimetría tienen cero dolor, mientras que otras con una mejor alineación sufren de dolor crónico. Por lo tanto, culpar automáticamente a estos factores es un error ya que las imperfecciones físicas parecen ser variaciones normales y no patológicas. Como puntualizó Mark Comerford, autor de "El manejo del movimiento incontrolado", "hay una gran diferencia entre la disfunción y simplemente una variación de lo normal".

Es más preciso determinar las posiciones específicas del cuerpo (si las hay) que causan el dolor de espalda, como estar de pie o sentado, encorvado y forzando tus músculos de la espalda para que se mantengan contraídos. Además, con dolor o sin dolor, todos tendemos a sentarnos demasiado tiempo. El aumento de la fuerza en glúteos y los músculos de la espalda media, que se alargan cuando nos sentamos, nos puede ayudar a combatir los efectos negativos de estar sentado y encorvado.

Una estrategia preventiva útil: agregar barra y variaciones de remo con mancuernas a tu entrenamiento regular, junto con sentadillas y peso muerto, siempre y cuando las puedas hacer sin dolor.

Reclamo común # 3: la falta de centro de equilibrio (debilidad transversa abdominal), o fuerza central pobre causan el LBP

CENTRO DE EQUILIBRIO: según Comerford, "el transverso abdominal (TvA) nunca ha demostrado estar apagado o débil, incluso en pacientes con dolor lumbar. Sólo se ha demostrado activar 50-90 milisegundos tarde sólo en personas con dolor lumbar. Sabemos a través de la investigación que el retardo de tiempo de TvA no es la causa del dolor, sino un síntoma de éste".

Además, el Ph.D. y profesor de biomecánica de columna vertebral de la Universidad de Waterloo, Stuart McGill, dice, "la estabilidad verdadera de la columna vertebral se logra con una rigidez equilibrada (co-contracción) de toda la musculatura del tronco, incluyendo los abdominales, el dorsal ancho y los extensores de la espalda. Centrarse en un solo músculo generalmente resulta en una menor estabilidad ".

FUERZA CENTRAL: según el Dr. McGill, "las diferencias entre los que tienen problemas de espalda recurrentes, crónicos y controles asintomáticos emparejados", o las personas en los estudios que no tienen ningún dolor, "han demostrado ser variables distintas de la fuerza o la movilidad". En otras palabras, en esta investigación, la fuerza central no era la causa del dolor de los que lo padecían.

CONCLUSIÓN: no hay necesidad, ni se recomienda "meter" tu estómago durante el ejercicio o actividades deportivas. Fortalecer el centro puede o no ayudar a aliviar o prevenir el dolor lumbar. Como Comerford dice: "si todo el dolor de espalda se debe a la debilidad, los atletas más fuertes del mundo nunca deberían tener dolor, pero lo tienen".

Nunca lastima fortalecer tus músculos del centro junto con el resto de tus músculos simplemente para mejorar la salud y el desempeño de las actividades diarias. Pero si tienes dolor de espalda baja, eliminar ciertos ejercicios centrados en el centro puede acelerar tu recuperación.

El Dr. McGill dice: "el primer paso en cualquier progresión del ejercicio es eliminar la causa del dolor. Por ejemplo, las flexiones intolerantes de la espalda son muy comunes. La eliminación de los ejercicios de flexión de la columna (como sentadillas, abdominales y "burpees" o de resistencia ), especialmente en la mañana, cuando los discos están hinchados después del reposo en cama, ha demostrado ser muy eficaz con este tipo de problema".

Además, mejorar la calidad y la eficiencia de cómo te mueves comparado con sólo mejorar la fuerza te puede ayudar a evitar el uso excesivo de la espalda. En otras palabras, el ejercicio y la técnica de las cuestiones de forma, especialmente si tienes LBP.

Reclamo común # 4: flexores estrechos de cadera (psoas) y tensión de los músculos isquiotibiales tiran de la médula espinal y causan LBP

PSOAS: La literatura científica revela que el psoas mayor es un músculo muy mal entendido.

En su escrito "Mitos y conceptos erróneos acerca del psoas mayor: ¿dónde está la evidencia?", Comerford afirma que "casi no hay evidencia de psoas que sea corto; no produce un movimiento significativo en la columna vertebral, sino que tiene un papel importante para la estabilidad de la columna lumbar, la articulación sacroilíaca y la cadera, y como el TvA, el psoas se ha demostrado que tiene retraso en la activación en presencia de dolor lumbar". Así que de nuevo, el retraso en la activación del psoas es un síntoma de dolor de espalda, no una causa.

ISQUIOTIBIALES: un estudio de 2012 en el Journal of Electromyography and Kinesiology concluyó que no hay evidencia para recomendar estiramiento pasivo de los isquiotibiales como un medio para reducir el LBP durante mucho tiempo de pie.

Muchos estudios han demostrado que la tensión de los isquiotibiales está relacionada al LBP como un síntoma, no la causa. Según Carl DeRosa, Ph.D. y autor de "Mecánica del dolor de espalda bajo", "muchas personas parecen tener tensión isquiotibial. Sin embargo, sus isquiotibiales no están tensos, su SNC (sistema nervioso central) está provocando que se contraigan los músculos isquiotibiales para minimizar el estrés no deseado y protejan su columna vertebral. Podrías ser alguien más sintomático estirando tus músculos isquiotibiales ".

Además, según el Dr. McGill, "los mejores atletas tienen isquiotibiales más tensos que sus contrapartes competitivos. La tirantez típica, que la gente siente en sus isquiotibiales, es en realidad una tensión neural, no es un fenómeno puramente de los tejidos blandos ".

CONCLUSIÓN: los intentos de "liberar" o inhibir los psoas través de técnicas manuales es equivocada. Estirar tus flexores de la cadera (illiaco, recto femoral) está bien, pero hazlo de manera que no estires tu psoas. Además, recuerda que no se ha demostrado que los flexores de la cadera tensos se asocien con excesiva lordosis lumbar, inclinación pélvica anterior, o como causa del dolor lumbar.

Dr.McGill recomienda "el fortalecimiento de los músculos principales responsables de proteger la columna vertebral en lugar de estirar los isquiotibiales. Esto no significa hacer cientos de repeticiones de abdominales u otros ejercicios de flexión de la columna vertebral, ya que quienes tienen problemas de espalda tienden a tener más movimiento en la espalda y menos movimiento y carga en sus caderas".

El Dr. DeRosa recomienda fortalecer los glúteos (que puede mejorar la movilidad de la cadera) y los dorsales, ya que esos músculos pueden aumentar la estabilidad de la columna lumbar.

Reclamo común # 5: ser mayor o con sobrepeso causa LBP

SOBREPESO: aunque pareciera obvio que el dolor lumbar y el exceso de peso pudieran estar relacionados, un artículo de 2007 en el Journal of Rehabilitation Research and Development dice que la ciencia no puede determinar si en realidad están directamente relacionados, en qué circunstancias se relacionan, cómo se relacionan, lo estrecho de la relación (si de hecho existiera), y el impacto de un cambio de una condición en la otra. En otras palabras, no sabemos a ciencia cierta.

Un sorprendente estudio de 2012 en The Spine Journal encontró que la carga acumulada o repetitiva con una masa corporal superior a la normal (de casi 30 libras o 13,6 kg en promedio) no era perjudicial para los discos lumbares de los sujetos. De hecho, se observó un ligero retraso en la degeneración del disco L1-L4 en los hombres más pesados, en comparación con sus contrapartes más delgados.

VEJEZ: en un estudio basado en la población de 2009 de 34.902 gemelos daneses de 20 a 71 años de edad en adelante, no hubo diferencias significativas en la frecuencia de LBP entre individuos jóvenes y mayores

Aunque se espera la degeneración del disco alrededor de los 30 años de edad en adelante, la herencia juega un papel más importante en la degeneración del mismo. De acuerdo con el Dr. Lederman, "la investigación ha demostrado en los gemelos que tanto como el 47-66 por ciento de la degeneración espinal es debida a la herencia".

CONCLUSIÓN: la edad o el exceso de peso no es una sentencia garantizada de dolor de espalda. Y el dolor de espalda no debe pasarse por alto simplemente como un efecto secundario de estos problemas. Perder el exceso de peso es siempre bueno para la salud en general, pero tener LBP mientras se tiene sobrepeso no significa que no tendrás futuros episodios de dolor de espalda después de perder peso.

Una cosa que sí es cierta: muchísima gente aumenta de peso a medida que envejece. Comer bien combinado con ejercicio regular te ayudará a mantenerte en forma y lleno de energía. Simplemente no puedes prevenir el dolor de espalda baja, si ocurre que eres propenso a él.

Así que ... ¿qué debes hacer cuando el dolor de espalda te azota?

Es probable que tu espalda te duela en algún momento. Pero es un gran error para los profesionales de la salud tratar de prevenir o tratar el dolor lumbar basado en suposiciones generales relacionadas con la postura, la fuerza o la flexibilidad. En cambio, en todos los casos el dolor de espalda debe ser tratado y evaluado de forma individual mediante la eliminación de posiciones y movimientos dolorosos específicos, haciendo hincapié en ejercicios y actividades sin dolor.

El hecho es que las estadísticas muestran que la mayor parte de dolor lumbar agudo comienza a mejorar después de 2 a 5 días, y por lo general se resuelve en menos de 1 mes con antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y actividades (tolerables).

¿Eso significa que no debes buscar tratamiento cuando tu espalda se bloquea? Por supuesto que no. Sólo saber que es poco realista dar crédito a cualquier tratamiento particular o un método especial de ejercicio como la cura mágica para el dolor de espalda agudo. Cuando un profesional de dolor de espalda, dice: "yo sé cuál es su problema y sé cómo curarlo", escucha, pero sé escéptico. Esta persona puede ser capaz de ayudarte. Pero si tenemos en cuenta el tiempo y la inversión financiera en cuestión, recuerda los hechos científicos. Nadie puede predecir cómo un individuo responderá a un tipo de tratamiento de dolor de espalda.

Foto: Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por nick tumminello
Traducido por mayra cabrera