¿Qué causa debilidad después del ejercicio?

Después de ejercitarse, la mayoría de las personas tienden a sentirse energéticos y bien sobre su ejercicio. Sin embargo, puedes sentirte extremadamente cansado y tener incluso menos energía que antes de tu ejercicio. La debilidad después de hacer ejercicio puede atribuirse a varias cosas que puedes controlar antes de ejercitarte. Saber qué hacer de antemano puede ayudarte a evitar la falta de energía y la debilidad después de hacer ejercicio. Consulta a tu médico si continúas sintiéndote débil durante un largo periodo.

Cómete tu energía

Comer un bocadillo ligero antes de tu ejercicio puede darte la energía necesaria para completarlo. Si han pasado más de dos horas antes de tu última comida, puede que tengas que reponer a tu cuerpo con un simple carbohidrato como un yogur o fruta para mantener tus suministros de energía mientras de ejercitas. Incluso añadir un poco de proteína como mantequilla de maní o tostadas de pan integral con banano cortado hace un bocadillo sabroso que te mantendrá con energía en el gimnasio o afuera.

Aumentar la baja azúcar en la sangre

Una fuente importante de energía para el cuerpo, la glucosa te da el impulso que necesitas para completar actividades a lo largo del día. Cuando no consumes suficiente con los alimentos que comes cada día, puedes desarrollar una baja azúcar en la sangre, lo que causa que te sientas letárgico y débil. Cuando te ejercitas, tu cuerpo usa los suministros de glucosa como energía. Con la combinación de una baja azúcar en la sangre y el ejercicio, te sentirás extremadamente débil y cansado durante y después del ejercicio. Comer pequeñas comidas a lo largo del día puede mantener tu glucosa a niveles normales y te dará la energía necesaria para ejercitarte.

Agua fría y clara

La deshidratación ocurre cuando expulsas más agua de la que tomas para tu cuerpo. Durante el día, perdemos agua o fluidos a través del sudor, la orina y la respiración. Si no tomas suficiente agua para remplazar la que pierdes, la deshidratación empieza a ocurrir. Tu cuerpo responde a la falta de agua que necesita desesperadamente para funcionar al empezar a sentirse débil y cansado inmediatamente después del ejercicio. Darle a tu cuerpo bastante agua antes, durante y después del ejercicio mantendrá la temperatura de tu cuerpo e incrementará tu tasa de sudor para que tu cuerpo pueda ajustarse a periodos prolongados de ejercicio.

Ejercicio de alta intensidad

Ejercitarse a una alta intensidad por un largo tiempo puede hacer que incluso el más ávido deportista se sienta cansado. Cuando te ejercitas, tu cuerpo quema no sólo calorías, sino carbohidratos, proteínas, grasas y glucosa. Si tu cuerpo no tiene suficientes suministros para completar la rutina de ejercicios, puedes empezar a cansarte y sentirte exhausto al final. Dale a tu cuerpo el tiempo suficiente para recuperarse de tu ejercicio anterior y reponlo con agua y comidas saludables durante tu día.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa johnson | Traducido por ana maría guevara