¿Qué causa cansancio y falta de motivación en adolescentes?

Incluso en los adolescentes sanos, hasta el 30 por ciento reportan tener baja energía y hasta un 40 por ciento reporta tener sensación de soñolienta en forma regular, según un artículo de enero de 2008 en Paediatric and Child Health. Un adolescente sano podría estar cansado simplemente por falta de sueño, pero el cansancio crónico también podría ser un síntoma de una condición médica, como el síndrome de fatiga crónica, anemia, depresión o consumo de drogas.

Privación del sueño

Los adolescentes que se quejan de sentirse soñolientos o cansados durante el día pueden tener privación del sueño. El reloj biológico de un adolescente está fuera de sincronía con el de los adultos o los niños más pequeños porque el reloj interno se reinicia durante la adolescencia. Los adolescentes tienen a dormirse más tarde y quieren dormir hasta más tarde de lo que lo hacían antes de la pubertad. La combinación de los horarios tempranos de la escuela y de otras actividades, como eventos sociales, deportes, estudio y trabajos de medio tiempo, sin embargo, pueden evitar que el adolescente duerma lo suficiente. Los adolescentes necesitan diez horas de sueño, de acuerdo a Paediatric and Child Health.

Anemia

Aunque tanto niños como niñas puede ser anémicos, las niñas adolescentes son particularmente propensas a la anemia, en parte por la pérdida de sangre durante la menstruación y en parte porque pueden no comer apropiadamente. La anemia por deficiencia de hierro -- que resulta por hierro inadecuado en la dieta o por pobre absorción del hierro -- es el tipo más común de anemia durante los años de la adolescencia, de acuerdo a expertos en desarrollo de los niños y al sitio web Kids Health. La anemia puede hacer que un adolescente se sienta cansado porque las células rojas de la sangre llevan oxígeno a las células del cuerpo. Cualquier ejercicio que aumente la demanda de oxígeno puede resultar en que el adolescente se sienta cansado o incluso con dificultades para respirar.

Síndrome de fatiga crónica

La fatiga crónica y el síndrome de disfunción inmune, comúnmente llamado CFS puede ocurrir en adolescentes. Además de la fatiga, que dura por lo menos seis meses, la CFIDS Association of America nota que los adolescentes con CFS deben tener por lo menos cuatro de los siguientes síntomas: trastornos en la memoria o dificultad para concentrarse, dolor de garganta, ganglios linfáticos sensibles, dolores musculares, dolores articulares múltiples, dolores de cabeza, sueño no reparador y cansancio después del esfuerzo. No existe una prueba de diagnóstico para el CFS y el diagnóstico se basa en los síntomas del adolescente. Los adolescentes con CFS pueden mostrar dificultades en la escuela que se parecen a la falta de motivación, pero están relacionados con problemas de cognición. No hay cura para el síndrome de fatiga crónica y el tratamiento se centra en controlar los síntomas.

Depresión

La adolescencia es un tiempo en el que normalmente fluctúan los humores, pero la depresión crónica y severa puede también provocar falta de motivación, bajo rendimiento escolar, aislamiento de los amigos o las actividades sociales y cambios en los patrones de sueño. La depresión en los adolescentes puede ser grave y puede conducir al suicidio, según el sitio web de Mental Health America, donde se informa que el suicidio es la tercera causa principal de muerte entre los adolescentes. La depresión es una enfermedad grave que debe ser evaluada y tratada por un profesional de la salud. El tratamiento puede incluir psicoterapia, asesoramiento o medicamentos.

Marihuana

AtHealth.com, un sitio web de salud mental, informa que más del 40 por ciento de los adolescentes han probado la marihuana en el momento en que se gradúan de la escuela secundaria. Los adolescentes que consumen marihuana a menudo parecen tontos y ríen sin razón aparente, pero más tarde eso se convierte en sueño y se quejan de fatiga. Otros signos de la marihuana son la falta de interés en la escuela, los deportes y otras actividades favoritas, los cambios en el rendimiento académico y los cambios en los hábitos de comer o dormir. Los adolescentes que consumen marihuana con frecuencia o en gran cantidad también pueden desarrollar el síndrome de des-motivación, que incluye síntomas como desinterés por lo que sucede en sus vidas, la falta de deseo de trabajar, la fatiga y la falta de preocupación por cómo se ven.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por mariana van der groef