¿Qué causa los calambres en las piernas al correr?

Los calambres musculares son contracciones repentinas de un músculo que generan dolor severo y la pérdida de control temporal del músculo o los músculos afectados. Los calambres en las piernas, una afección común entre los corredores, suelen ser el resultado de la deshidratación, un desequilibrio de los electrolitos, fatiga, o una combinación de estos tres factores.

Deshidratación

La causa más común de los calambres en las piernas al correr es la deshidratación. La mayoría de las personas no toma suficiente agua como para mantenerse hidratada, y un aumento repentino de la temperatura o del nivel de actividad puede ser suficiente para hacer que el cuerpo se rebele. En vez de intentar volver a hidratarte rápidamente antes de correr, distribuye el consumo de agua a lo largo del día. Una persona activa debería tomar aproximadamente 2/3 de onza de agua o bebida isotónica por cada libra de su peso.

Electrolitos

Sólo un médico puede medir los niveles de electrolitos, pero hay algunas reglas generales para que puedas mantener tu equilibrio. En un adulto saludable, los desequilibrios de electrolitos son raros. Las personas que tienen un historial de alimentación desordenada o quienes han estado enfermos pueden padecerlos. Si no tienes ninguna enfermedad que lo contraindique, añadirle sal de mesa a las comidas con moderación puede ayudar a mantener los niveles de electrolitos. También puedes hacer esto con un suplemento de vitaminas que contenga calcio, magnesio y potasio.

Fatiga

La fatiga puede jugar un papel muy importante en los calambres en las piernas. Una forma de contrarrestar la fatiga es dormir entre siete y ocho horas por noche, pero si tienes un trabajo que requiere que camines o estés parado todo el día, tal vez necesites más que eso. Intenta hacer varias sesiones por día en las que te acuestes sobre tu espalda con los pies y las piernas sobre una pared. Esto ayuda a que la sangre vuelva a tu torso y rejuvenece tus piernas. Estira bien los músculos de tus piernas luego del calentamiento, pero antes de comenzar a correr. Aumentar la flexibilidad también reduce los calambres.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie dube dwilson | Traducido por azul benito