¿Qué causa calambres en las piernas después del ejercicio?

Los calambres en las piernas les pasan comúnmente a muchos atletas, pero no tienen que ser parte de tu régimen de ejercicio. En muchos casos, tomar algunas medidas preventivas simples puede eliminar por completo a los calambres. Sin embargo, si continúan debes consultar a tu médico para descartar un trastorno médico subyacente.

Características de los calambres

Los calambres en la pierna, se presentan cuando uno de los músculos o un grupo de músculos se contrae fuertemente y no deja de hacerlo. El resultado puede ser una breve sensación de molestia, o un dolor agudo si es más grave. Los calambres severos pueden causar que el músculo se contraiga con tanta fuerza que se anude y forme un bulto debajo de la piel. Pueden aparecer y desaparecer durante varios minutos antes de desaparecer. Cualquier persona puede tener un calambre en la pierna, pero los deportistas principiantes y los atletas de resistencia más experimentados son los más afectados. La razón exacta de por qué se producen no se conoce, pero hay algunos factores que contribuyen.

Deshidratación y descompensación de electrolitos

Si tus músculos no tienen suficiente agua, pueden originarse calambres. La deshidratación también puede conducir a un desequilibrio en los niveles de electrolitos --como el potasio, el sodio y el magnesio-- lo que también puede causar calambres en las piernas. Si no recibes suficientes electrolitos en tu dieta, puede causar el mismo efecto. Beber agua durante el día puede ayudarte a evitar la deshidratación. Bebe de 1 a 3 vasos de agua justo antes de hacer ejercicio y toma pequeños sorbos durante la actividad. Después, bebe agua o una bebida deportiva adicionada con electrolitos para rehidratarte por completo. Bebe más agua si haces ejercicio en temperaturas altas. Consume una dieta rica en nutrientes que contenga gran cantidad de electrolitos. También puedes tomar un multivitamínico.

Fatiga y flexibilidad muscular

Si no estás en forma, tus músculos no se contraen eficientemente, y puedes experimentar calambres en las piernas. La falta de calentamiento y estiramiento antes de hacer ejercicio puede tener un efecto similar. Para solucionar el problema, concéntrate en aumentar tu resistencia de manera lenta y gradual. Evita el exceso de ejercicio y mantén un ritmo cuando lo practiques. Haz un calentamiento antes de empezar y estira suavemente los músculos de las piernas. Hacer enfriamiento después del ejercicio y continuar estirando también puede ayudar.

Otras causas

En algunos casos, el ejercicio no es la causa de los calambres en las piernas, aunque esto puede exacerbar el problema. Algunos medicamento pueden causar calambres en las piernas, como efecto secundario, principalmente porque consumen los electrolitos del cuerpo. Habla con tu médico si sospechas que un medicamento puede ser la causa de los calambres. También se asocian con trastornos médicos, como los trastornos de los nervios, los riñones, la tiroides y las hormonas. La diabetes, la hipoglucemia y la anemia también pueden causar calambres musculares. Consulta a un médico si tienes calambres sin hacer ejercicio o si persisten a pesar de cambiar tus hábitos de alimentación, de beber agua y de hacer ejercicio.

Tratamiento

Generalmente los calambres en las piernas no requieren tratamiento médico y la mayoría desaparecen por sí solos. Si un calambre dura más que unos pocos segundos, puedes ayudar a aliviarlo tomando la pierna afectada mientras la estiras. Si no desaparece por completo o si el músculo sigue duro, aplica calor. Los músculos sensibles o adoloridos deben ser tratadas con frío. Busca atención médica si los calambres no desaparecen después del cuidado apropiado.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por daniela fedorov