¿Cuál es la causa de los calambres después de un entrenamiento?

Los calambres musculares son una ocurrencia común tanto en los atletas principiantes como en los experimentados. El mecanismo exacto que desencadena un calambre no es claro, pero una serie de condiciones han sido señaladas como posibles culpables. Las condiciones a menudo citadas como posibles causas son la deshidratación, el desequilibrio electrolítico y la fatiga muscular. Hacer ejercicio en un ambiente caluroso y no calentar y estirarse antes de hacer ejercicio también puede contribuir a que se den calambres después del entrenamiento. Si los calambres persisten a pesar de tomar medidas de prevención, consulta a un médico para descartar una condición médica subyacente.

Calambres

Un calambre es el resultado de la contracción muscular y la fuerza involuntaria sin haberse relajado. Un calambre leve por lo general dura unos pocos segundos, mientras que uno más severo puede durar por minutos u horas y es a menudo doloroso. Los calambres severos pueden causar que el músculo se contraiga con tanta fuerza que forma un nudo o bulto bajo la piel. Los muslos y las pantorrillas son los músculos que más frecuentemente son afectado por calambres, pero te puede dar un calambre en cualquier músculo del cuerpo.

Fatiga

Si estás fuera de forma o haces ejercicio cuando estás cansado, los músculos se fatigan con facilidad. La fatiga muscular altera la actividad refleja neural espinal, lo que puede provocar calambres fácilmente. Si te esfuerzas demasiado, los músculos agotan el oxígeno, lo que provoca una acumulación de residuos. Éstos y principalmente el ácido láctico, pueden causarte un espasmo muscular. Y, como la American Academy of Orthopaedic Surgeons señala, una vez que comienza la contracción, tu médula espinal manda señales al músculo para que la mantenga. Además, si no calientas y estiras tus músculos, no pueden contraerse de manera suave o forzada, lo que da lugar a los calambres.

La deshidratación y electrolitos

Si estás ejercitándote en un ambiente caluroso y estás sudando mucho, perderás una gran cantidad de líquidos. La pérdida de líquidos puede contribuir a los calambres, sobre todo porque tienes un desequilibrio de electrolitos en el cuerpo. Los electrolitos, especialmente el potasio, el calcio, el sodio y el magnesio, son minerales que conducen la corriente eléctrica y contribuyen a la contracción muscular. Si están desequilibrados o careces de suficientes cantidades en tu cuerpo, pueden darse los calambres. No beber suficiente cantidad de electrolitos en tu dieta puede producir el mismo resultado.

Prevención

Para evitar los calambres después del entrenamiento, beber agua antes, durante y después del mismo. Bebe también mucha agua a lo largo del día antes de tu entrenamiento. Si no estás seguro acerca de tus niveles de hidratación, una orina clara es un signo de correcta hidratación. Si ésta es oscura o de color, necesitas beber más agua. Si sudas profusamente durante un entrenamiento, hidrátate bebiendo una bebida con electrolitos. Descansa lo suficiente y evita pasar tus límites. Si tus músculos se cansan durante el entrenamiento, para y descansa hasta que los músculos se recuperen. Calienta antes de tu entrenamiento y estira los músculos antes y después del mismo. Si puedes, evita hacer ejercicio en altas temperaturas. Si comienzas a sobrecalentarte, para y busca un lugar fresco para descansar. Bebe mucha agua y no comiences a hacer ejercicio de nuevo hasta que tu cuerpo se enfríe. Come muchas frutas y verduras con alto contenido mineral y toma un multivitamínico para proporcionarle a tu sistema suficientes electrolitos. Si el adoptar medidas de prevención no impide que tus calambres ocurran, consulta a un médico.

Tratamiento

Cuando usted se siente calambres después del entrenamiento que se acerca, deja cualquier actividad que se dedican a y estirar el músculo afectado. Manteniendo estirada, frotar y masajear el músculo hasta que el calambre desaparece. Calambres persistentes pueden ser tratados con calor si el músculo es escaso y frío si el músculo está adolorido o sensible. Bebe agua o una bebida deportiva mejorado con electrolitos para ayudar a hidratar. Si los calambres son severos o no responden al tratamiento, busca atención médica.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por ana karen salgado beltrán