¿Qué causa la caída del pie?

La caída del pie es la incapacidad para doblar el tobillo hacia arriba. Esta condición puede interferir significativamente con tu capacidad para caminar y causar problemas de equilibrio. Un síntoma de una condición médica subyacente, la caída del pie se desarrolla típicamente en un lado, pero puede afectar a ambos pies. Dependiendo de la causa, la caída del pie puede ser reversible. Las tobilleras se usan a menudo para facilitar caminar, evitando arrastrar el pie.

Compresión del nervio espinal

La caída del pie es más comúnmente causada por la compresión del nervio. Los nervios salen de la columna vertebral entre cada una de las vértebras, los huesos que forman la columna vertebral. Estos nervios se ramifican en más nervios que suministran sensación a la piel y proporcionan energía a los músculos de las piernas. Las raíces nerviosas L5 suministran los músculos que doblan cada uno de tus tobillos hacia arriba. Estos nervios se pueden comprimir cuando la artritis se desarrolla en los agujeros de las vértebras, donde salen los nervios. La presión sobre las raíces nerviosas también se puede desarrollar si los discos que se sientan entre la vértebra sobresalen o mueven fuera de lugar. Esta compresión impide que el nervio se comunique con los músculos en tu tobillo. La caída del pie causada por la compresión del nervio espinal puede ser reversible si se detecta antes de que el nervio se dañe de forma permanente.

Compresión de los nervios periféricos

Las ramas nerviosas en tus brazos y piernas que se originan de los nervios espinales se denominan nervios periféricos. Proporcionan sensación a áreas específicas de la piel y activan músculos cercanos. El nervio peroneo activa los músculos que levantan tu pie hacia arriba. Este nervio puede lesionarse con el trauma o la presión prolongada, como estar sentado por períodos prolongados con las piernas cruzadas. La compresión del nervio peroneo es normalmente reversible. Sin embargo, también se puede desarrollar como un efecto secundario de la diabetes o daño a los nervios durante los procedimientos quirúrgicos, lo que puede provocar la caída del pie permanente. La enfermedad de Charcot-Marie-Tooth es una condición hereditaria progresiva que afecta los nervios periféricos y con frecuencia afecta a los nervios de las piernas, lo que lleva a la caída del pie irreversible.

Condiciones del cerebro y de la médula espinal

La caída del pie puede ocurrir con condiciones que afectan el cerebro o la médula espinal, como la apoplejía, la parálisis cerebral, la esclerosis lateral amiotrófica y la esclerosis múltiple. La apoplejía y la parálisis cerebral pueden dañar las áreas del cerebro que le dicen a los músculos cómo moverse, a veces causando la caída del pie. La esclerosis múltiple y la esclerosis lateral amiotrófica dañan las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal. Este daño a los nervios interrumpe la comunicación a los músculos, lo que lleva a la caída del pie y debilidad en otras áreas afectadas de tu cuerpo. La caída del pie causado por estas condiciones es permanente.

Distrofia muscular

La distrofia muscular describe un grupo de enfermedades que conducen al deterioro del tejido muscular del cuerpo. Estas enfermedades empeoran progresivamente con el tiempo. Desde el principio, se produce debilidad muscular, que puede incluir la caída del pie. La capacidad de caminar puede llegar a perderse. La caída del pie asociada con la distrofia muscular no es reversible.

Más galerías de fotos



Escrito por aubrey bailey | Traducido por roberto garcia de quevedo