¿Qué causa el aumento en el peso en la parte inferior del cuerpo?

Cierto número de factores contribuyen al aumento de peso, incluyendo el peso que se asienta en la parte inferior de tu cuerpo. La genética es un factor fundamental en lo referente a cómo se distribuye el peso, ya que tiene el potencial para determinar algunas condiciones médicas tales como la obesidad. Los hábitos que se conformaron temprano en la vida que contribuyen a hacerte subir de peso, se pueden arrastrar hasta la edad adulta, tales como servir siempre pan con los alimentos y siempre "limpiar el plato" sin importar cuánta hambre tengas. Los cambios hormonales, la dieta, el nivel de ejercicio y la edad ejercen un efecto sobre tu peso. A pesar de factores que escapan a tu control, hay muchas cosas que puedes hacer para contrarrestar el aumento de peso.

Hormonas y otros factores


Los ejercicios cardiovasculares elevan tu frecuencia cardíaca y te ayudan a quemar calorías adicionales.

Los cambios en los niveles hormonales y las etapas de transición, tales como las de la pubertad y la menopausia, pueden contribuir al aumento de peso --junto con otros factores como la falta de ejercicio y ciertos medicamentos, tales como algunos SSRI (Inhibidor Selectivo de la Recaptación de Serotonina, por sus siglas en inglés). El ejercicio adecuado y la dieta han probado ser efectivos para paliar los efectos negativos de algunos de estos factores y para facilitar las transiciones hormonales. Los ejercicios cardiovasculares tales como caminar, correr, pasear en bicicleta, y remar elevan tu frecuencia cardíaca y queman calorías adicionales. Practicar actividad aeróbica durante 150 minutos cada semana se ajusta a las recomendaciones estándar --aunque podrías necesitar más para perder peso.

La edad es un plato que se sirve mejor cuando es ligero


Con la edad se reduce tu gasto de calorías y tu metabolismo se vuelve más lento.

Muchos adultos se quejan del aumento de peso a medida que se aproximan a la edad mediana. Con la edad se reduce tu gasto de calorías y tu metabolismo se hace más lento de manera natural. Puedes encontrar que tu rutina usual de dieta y ejercicio ya no son suficientes para evitar la ganancia de peso. Consumir más calorías de las que estás quemando resulta en ganancia de peso. Haz una revisión de tu dieta e introduce los cambios necesarios tales como reducir los carbohidratos de almidón e incluir más proteína sin grasa. Consultar con un nutriólogo calificado te puede ayudar para el comienzo. Añadir entrenamiento de intervalos a tu rutina de ejercicio puede hacer cambiar las cosas lo suficiente como para que la báscula se mueva en la dirección correcta. Si caminas normalmente 30 minutos a 3 mph, prueba añadir cuatro intervalos de 30 a 60 segundos a 4 mph. tres veces a la semana.

El dilema "no puedo ejercitarme"


La depresión es un factor que puede incidir en tu falta de motivación para ejercitarte.

Tal vez una lesión te ha sacado del juego o una condición médica te impide ejercitarte. Tal vez estás sufriendo de depresión y te resulta difícil encontrar una motivación para el ejercicio. La falta de sueño o una pobre calidad de éste puede también socavar los niveles de energía hasta el punto en que el ejercicio parece imposible. Por desgracia todos estos factores pueden contribuir a que aumentes de peso en la medida en que te estén impidiendo ejercitarte o comer de manera adecuada. Programar algún tiempo para consultar con un profesional de la salud te puede ayudar a remediar algunos problemas y a hacerte regresar al camino. Puede haber ejercicios modificados o alternos que puedas practicar sin agravar una lesión. Hablar con alguien que entienda del asunto puede ofrecerte una nueva perspectiva sobre la importancia de cuidarte a ti mismo.

Esos molestos genes


Los factores genéticos pueden tener mucho que ver con tus dificultades para controlar el peso.

Tu peso lo dictan en gran medida tus genes. Si tienes tendencia al ensanchamiento de la parte inferior de tu cuerpo, es probable que cualquier aumento de peso se refleje ahí primero. La genética también puede determinar algunas condiciones médicas que se relacionan con la ganancia de peso tales como digestión lenta, deficiencias vitamínicas y una glándula tiroides lenta. El hipotiroidismo o la deficiencia en la actividad de la tiroides es una condición que hace que esta glándula no produzca suficiente hormona. Uno de sus síntomas es la lentitud en el metabolismo que lleva al aumento de peso. Unos sencillos exámenes pueden descartar estas posibilidades si has tratado repetidamente de perder peso sin ningún éxito. El historial médico de tu familia será una información importante que puedes compartir con tu doctor y puede ofrecer claves vitales para resolver tus problemas de exceso de peso.

Más galerías de fotos



Escrito por maria ryan | Traducido por josé alcázar.