¿Qué causa que los adolescentes no hagan las tareas?

Motivar a los adolescentes para hacer su tarea puede hacer que te sientas inútil. Pese a los intentos de los padres para convencer a los niños del vínculo entre las tareas, las buenas calificaciones y un futuro de éxito, la mayoría de los adolescentes pueden encontrar 101 razones por las que no pasar su tiempo libre escribiendo informes y haciendo problemas de matemáticas. Identificar las razones de por qué tu hijo adolescente no quiere hacer la tarea te ayudará a desarrollar una estrategia de intervención que aumentará la probabilidad de completar esa tarea a tiempo.

Falta de consecuencias

Los adolescentes necesitan ver que la tarea es valiosa antes de que vayan a estar dispuestos a gastar su tiempo en terminarla. Un cero en el libro de grado puede no parecer mucho de una consecuencia a un adolescente, especialmente si no es probable que sea un factor importante en su nota final. Jerome Schultz, un neuropsicólogo clínico y autor de "Nowhere to Hide: Why Kids with ADHD and LD Hate School and What We Can Do About It" (Nada para Ocultar: Por qué los Niños con TDAH y LD odian la escuela y qué podemos hacer) dice que los maestros necesitan demostrar que la tarea es importante. Los adolescentes no hacen sus deberes cuando "hay poco valor en el proceso o en el producto en la escuela al día siguiente", dice Schultz.

Rebelión

Durante esa transición de la niñez a la edad adulta, una rebelión es natural. "Los adolescentes deben de ser más independientes, y la negativa (o resistencia) a hacer la tarea puede ser simplemente la expresión de este movimiento hacia la emancipación", dice Schultz. Cuando a los adolescentes se les dice que tienen que hacer algo, a menudo quieren reivindicar su derecho a decir "no". Cuanto más intentes persuadir los padres o profesores para que los adolescentes hagan sus tareas, más lo rechazarán los adolescentes.

Incertidumbre sobre cómo hacer el trabajo

A veces los adolescentes no saben cómo hacer sus deberes. El trabajo puede ser muy difícil o no comprender los conceptos. En otras ocasiones, podrían sentir miedo a intentar hacer su trabajo si perciben que va a ser difícil. Los adolescentes que temen parecer "estúpidos" podrían evitar hacer cualquier tarea. "Temen que si lo hacen, lo harán mal de todas formas, y luego tendrán que ir a la escuela al día siguiente teniendo pruebas más concretas de su incompetencia desesperada (especialmente cuando su trabajo se compara con el de los otros compañeros)", dice Schultz.

Otras actividades tienen prioridad

En un mundo con TV vía satélite, computadoras, teléfonos celulares y videojuegos, es difícil persuadir a los adolescentes de que es mejor pasar su tiempo haciendo los deberes. Algunos adolescentes tienen una vida activa después de la escuela en la que se incluyen deportes, clubes o trabajos a tiempo parcial. Otros adolescentes prefieren socializarse con amigos o simplemente relajarse en las tardes. Se necesita autodisciplina para elegir la tarea y otras actividades muy tentadoras.

Más galerías de fotos



Escrito por amy morin | Traducido por maria gloria garcia menendez