Castigos creativos para los niños que se olvidan de hacer la tarea

Si tienes otra llamada de la escuela de tu hijo informándote que ha olvidado hacer sus deberes, probablemente se te está agotando la paciencia. Si tu hijo es olvidadizo o no quiere hacer su tarea, necesita hacerla de todos modos. Algunos castigos creativos podrían ser justo la motivación que necesita para ponerse en acción y hacer su tarea a tiempo.

Consecuencias naturales

En lugar de gritar a tu hijo cuando, una vez más, olvidó sus deberes, permítele experimentar las consecuencias naturales de no hacerlos a tiempo. Los maestros de primarias podrían quitarle tiempo del recreo y los de la secundaria podrían requerir que el estudiante haga un trabajo extra como castigo por entregarlos tarde. Una calificación baja es otro ejemplo de una consecuencia natural. Cuando tu hijo recibe el castigo y está molesto, recuérdale que es su trabajo hacer su tarea a tiempo. Una vez que se da cuenta de que él tiene el poder de evitar las consecuencias naturales, podría ser más probable que acepte y haga sus deberes.

Tarea para la casa

Si tu hijo sigue olvidando hacer sus deberes, crea asignaciones adicionales que tiene que hacer además de sus tareas habituales. Haz que las tareas sean aburridas, tales como escribir los números uno al 100 tan cuidadosamente como sea posible o hacer una lista de 26 adjetivos, uno que comience con cada letra del alfabeto. Si tu hijo sabe que tendrá más trabajo que hacer si no hace su tarea, podría ser más propenso a hacerla por su cuenta. Puedes utilizar tareas desagradables en lugar de trabajo escrito también, según el sitio web Focus on the Family. Si no hace su tarea a tiempo, pídele que lave el piso o limpie todas las manillas de las puertas en su hogar. Mientras más aburrida la tarea, más probable es que haga sus deberes escolares a tiempo la próxima vez.

Sistema de recompensa

Establece un programa de incentivos para motivar a tu hijo a hacer sus deberes, sugiere la National Association of School Psychologists. Podrías darle un punto cada vez que entrega su tarea el tiempo. Después que acumula un cierto número de puntos, puede intercambiarlos por un premio. El castigo viene cuando no hace la tarea. Si le estás dando puntos, tal vez no consiga uno si no logra hacer su tarea o incluso se le quita un punto que ya se ha ganado si no ha terminado su tarea a tiempo. No obtener la recompensa es a menudo mucho incentivo para que un niño se ocupe y termine su trabajo escolar cuando se supone que debe hacerlo.

Hazle pagar

Hacerle pagar puede sonar ominoso, pero significa simplemente que tiene que darte un poco de su dinero para los gastos cada vez que falle al hacer su tarea. Puedes elegir cuánto cobrar, como $1 para una tarea que entregó un día más tarde, $2 si fue dos días tarde o $5 si tu hijo no hizo ninguno de los deberes. La cantidad de carga depende de cuánta mesada tu hijo recibe. Si no está motivado y has tomado todo su dinero ya, hazle trabajar lo que todavía te debe haciendo trabajos alrededor de la casa. La primera vez que no pueda comprar algo que realmente quiera, probablemente podrá reconsiderar hacer sus deberes la próxima vez.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por paulina illanes amenábar