Cómo castigar a un adolescente perezoso

Los adolescentes son conocidos por dedicar su total atención a pasar mucho tiempo de ocio. La televisión, computadora, enviar mensajes y dormir son sus prioridades antes que cualquier actividad en casa. Como padre, es tu responsabilidad asegurar que tu hijo se convierta en un miembro valeroso de la sociedad cuando se independice y, para esto, debes enseñarle cómo ocupar su tiempo sabiamente. Ya que tu hijo es lo suficientemente mayor para entender las consecuencias de sus actos, el castigo orgánico le enseñará una lección sobre las trampas de la pereza.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Habla sobre el comportamiento de tu hijo cuando tengan una pelea por su pereza. Espera a que ambos se calmen para que puedan tener una conversación madura sobre cómo su pereza afecta a la familia y al hogar. Permite que tu hijo de su opinión sobre cómo pasar el tiempo y que explique sus prioridades. Juntos, escojan tres de sus prioridades, que tomes en cuenta cuando le asignes tareas domésticas y responsabilidades.

  2. Explica los distintos castigos que aplicarás, si tu hijo elude sus responsabilidades. Haz que el castigo sea tan orgánico como sea posible para que tu hijo vea la relación de causa y efecto entre su pereza y las consecuencias de la misma. Por ejemplo, si no hace sus tareas domésticas porque pasa tiempo en la computadora, restringe su tiempo en ésta en un futuro.

  3. Dale a tu hijo instrucciones específicas cuando le pidas hacer algo en el hogar, pues decirle simplemente que limpie su habitación puede parecer que le tomará demasiado tiempo y se abrumará. Al dividir una tarea en otras más pequeñas y más manejables, como poner la ropa sucia en la habitación de lavar u organizar su armario, tu hijo se sentirá más motivado a realizar esas actividades.

  4. Permite que las consecuencias naturales de su pereza lo afecten. Aunque es normal que lo quieras proteger, no hacer nada y justificar su pereza sólo motiva más este comportamiento. Mejor, permite que aprenda de las consecuencias de sus acciones; por ejemplo, si no hace su tarea, será castigado en la escuela y si no lava su ropa, no tendrá limpia.

  5. Limita la pereza y las actividades sedentarias como usar la computadora, ver televisión o dormir y sugiere que realice actividades físicas, como unirse a un equipo deportivo en la escuela, ir de excursión o trabajar al aire libre. Fomenta en tu hijo el amor a ser activo dándole el ejemplo, pues no puedes esperar que tu hijo sea activo, si tú pasas mucho tiempo viendo televisión.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por diana i. almeida