Un caso leve de herpes zóster

El herpes zóster, también conocido como culebrilla, es causado por el virus de la varicela. Si alguna vez has tenido la varicela, puedes tener culebrilla ya que el virus no se elimina del cuerpo. Puede estar latente durante años y luego causar inesperadamente el sarpullido de la culebrilla. Las personas con sistemas inmunes sanos y funcionando normalmente suelen tener síntomas más leves. Pero incluso un caso leve de culebrilla puede durar varias semanas. Si bien no existe una cura, sí hay disponibles opciones de tratamiento.

Síntomas

El herpes zóster ocurre con mayor frecuencia en el tronco del cuerpo, aunque puede ocurrir en la cara y en otras zonas. Los primeros síntomas de la culebrilla incluyen ardor o dolor punzante y hormigueo o picazón a lo largo de una franja de piel. En la mayoría de los casos, se desarrolla en la misma zona del dolor una erupción con ampollas rojas. Cuando se desarrolla la erupción, es por lo general a lo largo de una única banda de piel con el dolor asociado. En los casos leves, el dolor no es grave y la erupción se queda en un área general en un lado del cuerpo. Otros posibles síntomas de un caso leve de herpes zóster incluyen fiebre leve, dolor de cabeza, escalofríos y malestar estomacal.

Duración

El tiempo total asociado con un ataque de culebrilla leve puede durar hasta 6 semanas. Los primeros signos de advertencia (que incluyen comezón y ardor) a menudo comienzan de 1 a 5 días antes de que aparezca la erupción. Una vez que aparece una erupción, las ampollas se forman en un período de una semana a 10 días. Incluso si los síntomas son leves, el tiempo necesario para la erupción y las ampollas es ligeramente más largo, entre 2 y 4 semanas.

Tratamiento

Si bien no existe una cura para el herpes zóster, hay opciones de tratamiento. La gravedad de la culebrilla se puede reducir por tratamiento inmediato con medicamentos antivirales. El tratamiento temprano con medicamentos antivirales, como el aciclovir (Zovirax) y valaciclovir (Valtrex), también puede disminuir la duración del ataque. Los medicamentos para el dolor, tales como acetaminofén (Tylenol) y el ibuprofeno (Advil, Motrin), pueden ser útiles para molestias leves. Las personas que sospechan que pueden estar desarrollando culebrilla deben consultar a su médico.

Vacuna

Una vacuna contra la culebrilla fue aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos en 2006 para las personas entre 50 y 60 años. La vacuna contra la culebrilla no es una cura y no es una opción de tratamiento para las personas que ya tienen herpes. Pero, la vacuna reduce significativamente la posibilidad de un ataque de culebrilla en personas que han tenido varicela.

Más galerías de fotos



Escrito por joan white | Traducido por vanina frickel