¿La carne en lata es saludable?

La carne enlatada es un plato bien conocido hoy en día por su lugar en tiendas de delicatesen y restaurantes irlandeses en todo el país. Originalmente, se desarrolló como una forma de conservar la carne durante el almacenamiento prolongado, su atractivo sabor y textura le han concedido a este plato de alto valor proteico una popularidad más allá de sus orígenes utilitarios. El agradable sabor de la carne en lata, sin embargo, por lo general viene con una penalización para la salud ya que los cortes típicos incluyen altas cantidades de grasa, colesterol y sodio.

Cuándo se creó la carne en lata

La carne enlatada se produjo originalmente como una forma de carne que podría preservarse durante largos períodos con un bajo riesgo de deterioro. Antes de que se inventara la tecnología de refrigeración, los anglosajones en la antigua Bretaña encontraron que liberalmente recortes de revestimiento de ternera con "granos" de sal les permitía mantener la carne almacenada hasta su uso. La carne enlatada actualmente se prepara utilizando salmuera líquida y especias para "sazonar" la carne. Su sabor y textura especial le han concedido una popularidad que ha perdurado.

Carne en lata y números

Los datos del Departamento de Agricultura de EE.UU. documentan que una porción cocida estándar de carne en lata, con un peso de 3 oz (85g), contiene 16g de grasa total, 5g de grasa saturada y más de 80mg de colesterol. La carne también contiene más de 960mg de sodio y 15g de proteína. La carne en lata por lo general se hace de las zonas más grasas de la falda, por lo que los niveles de grasa y colesterol tienden estar hacia la parte alta de los cortes de carne comúnmente disponibles.

Guías comparadas de colesterol y grasa

La cantidad de colesterol en una porción promedio de carne en lata es igual a casi el 30 por ciento del máximo recomendado diario por la American Heart Association que son 300 mg de ingesta de colesterol en las personas sin problemas de salud. Los 16g de grasa y 5g de grasa saturada de la carne enlatada suman casi el 25 por ciento y 35 por ciento, respectivamente, de las directrices de la AHA para el consumo diario total de grasas para estadounidenses saludables. Se le advierte a las personas con problemas de salud cardiaca que reduzca sustancialmente su consumo de grasa y mantenga su consumo de colesterol por debajo de un máximo de 200mg al día.

Sodio en la carne en lata

El sodio a menudo ataca la presión arterial y la salud del corazón, y la preparación y sabor salado inherente de esta carne hacen que sea una fuente importante de sodio. Una porción de carne en lata tiene casi el 40 por ciento del consumo total de sodio diaria recomendado para las personas normales. Si estás en una dieta baja en sodio o con restricción del mismo, los 960mg de sodio en una porción de carne enlatada puede abrir hasta el máximo el límite diario de sodio.

Carne enlatada y nitritos

Durante su producción, la carne en lata más comercial se trata con nitrito de sodio, un conservante común que actúa para retardar el crecimiento de bacterias, mantener un color rojo atractivo y añadir un sabor notable. Algunos investigadores creen que las nitrosaminas, las cuales pueden formarse cuando los nitritos se cocinan a altas temperaturas, pueden ser cancerígenas para los seres humanos en concentraciones adecuadas. La ley de EE.UU. limita la cantidad de nitritos que pueden añadirse a la carne, y requiere que todos los productores que los utilizan añadan un producto químico suplementario (a menudo vitamina C) que contrarresta la formación de nitrosaminas durante la cocción y digestión.

Carne enlatada más saludable

Si bien la carne en lata en general no puede considerarse como un plato sano, hay algunos pasos que pueden ayudar a reducir los niveles de grasa y de sodio por porción. Comienza por pedir un corte de carne enlatada extra magra. Si se la pides a un carnicero, la capa superior de grasa debe estar plenamente recortada del pecho. En la preparación, corta la grasa visible antes y después de la cocción. Cocinar al vapor ayuda a derretir la grasa de la carne. Vuelve a colocar las rodajas de carne al vapor para ayudar a eliminar algo de grasa interior. Hervir la carne en rodajas en agua dulce también puede ayudar a disminuir el contenido de sodio. Recuerda que el queso y aderezos pueden elevar el contenido de colesterol, grasa y sodio de un plato de carne enlatada.

Más galerías de fotos



Escrito por aaron zvi | Traducido por mary gomez