La carne de coco y la nutrición en la diabetes

Durante miles de años, el coco ha sido parte de la dieta diaria de muchos isleños del Pacífico, y varios productos a base de coco ya están disponibles en los Estados Unidos para darle a tu dieta un delicioso toque exótico. Si tienes diabetes, los hidratos de carbono son el factor nutricional más importante que controlar. Contar los carbohidratos en cada comida es la mejor manera de mantener tus niveles de azúcar en la sangre bajo control. Sin embargo, la mayoría de las listas de alimentos permitidos para la diabetes no incluyen carne de coco y otros productos relacionados y puede ser difícil saber cómo puede encajar el coco en tu dieta para la diabetes.

Carne de coco fresca

Un pedazo de carne de coco fresca de alrededor de 2 por 2 pulgadas (5,08 por 5,08 centímetros) y aproximadamente 1/2 pulgada (1,27 centímetros) de espesor contiene 159 calorías, 6,9 g de hidratos de carbono y 4 g de fibra dietética. Cuando le des seguimiento a tu consumo de carbohidratos por la diabetes, puedes restar la fibra dietética del total de hidratos de carbono para determinar el contenido de carbohidratos disponibles, también llamados carbohidratos netos de un alimento. En este caso, un pequeño trozo de carne de coco fresco contendría 2,9 g de hidratos de carbono disponibles. Si comes de dos a tres piezas de ese tamaño, duplica o triplica la cantidad de hidratos de carbono. Utiliza los carbohidratos disponibles cuando le des seguimiento a tu consumo de carbohidratos, ya que dan una imagen más precisa de cómo tus elecciones de alimentos influirán en tus niveles de azúcar en la sangre después de la comida.

Coco seco

La carne de coco seco sin azúcar contiene 187 calorías, 6,7 g de hidratos de carbono y 4,6 g de fibra por onza (28,35 gramos), que es el equivalente a 2,1 g de hidratos de carbono disponibles. La misma porción de carne de coco seco azucarado proporciona 129 calorías, 14,7 g de hidratos de carbono y 2,8 g de fibra, o aproximadamente 11,9 g de hidratos de carbono disponibles. Apégate a los productos de coco sin azúcar para mantener tu consumo de carbohidratos dentro de tu objetivo recomendado y evita que tus niveles de azúcar en sangre se eleven por encima del rango deseable.

Otros productos de coco

El agua de coco contiene 46 calorías, 8,9 g de hidratos de carbono y 2,6 g de fibra por taza, o 6,3 g de hidratos de carbono disponibles; la leche de coco enlatada sin azúcar contiene 223 calorías, 3,2 g de carbohidratos y nada de fibra por cada 1/ 2 taza; y la crema de coco enlatada, azucarada tiene 264 calorías, 39,4 g de hidratos de carbono y 0,1 g de fibra por 1/4 de taza. Apégate a los productos de coco sin endulzar y ve el tamaño de la porción para mantener tus carbohidratos dentro de la meta.

Coco y grasa

Aunque la carne de coco contiene pequeñas cantidades de hidratos de carbono, la mayoría de los diabéticos están preocupados por su contenido de grasa. El coco es rico en grasas saturadas, pero el tipo de grasa saturada que contiene es muy diferente de la que se encuentra en productos de origen animal. La mayor parte de la grasa saturada del aceite de coco se llama ácido láurico, que no está asociado con los cambios perjudiciales en los niveles de colesterol en la sangre, ni parece estar involucrado en la acumulación de grasa en las arterias. Más aún, ya que la mayor parte de los ácidos grasos son los triglicéridos de cadena media, que constituyen una fuente fácil de energía para los diabéticos. Debido a que los diabéticos carecen de insulina o son resistentes a su acción, es posible que te sientas cansado y aletargado porque tus células no son capaces de obtener suficiente energía a partir del azúcar. Mediante el uso de productos de coco, tus células tienen acceso a una fuente fácil de usar y eficaz de la energía que no requiere insulina, dice Bruce Fife, experto en coco y autor de "The Coconut Oil Miracle".

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por esteban arenas