Cardo de leche y enzimas hepáticas

Los niveles excesivos de las enzimas hepáticas que circulan en el torrente sanguíneo indican que se ha producido daño o inflamación en las células del hígado. Esto puede ser causado por una amplia variedad de factores, incluyendo el abuso del alcohol, el uso a largo plazo de ciertos medicamentos, la hepatitis viral y los trastornos autoinmunes. El cardo de leche se ha utilizado durante miles de años para proteger el hígado. Sin embargo, ya que las enzimas hepáticas elevadas pueden ser señal de una enfermedad grave, es importante discutir las terapias complementarias con tu médico antes de iniciar un tratamiento.

Importancia de la enzima

Según Melissa Palmer, MD, las pruebas de sangre y de función hepática miden cuatro tipos de enzimas hepáticas que se clasifican en dos clases. Las transaminasas se componen de aspartato aminotransferasa o AST y de alanina aminotransferasa o ALT. Las enzimas hepáticas colestásicas son la fosfatasa alcalina, o AP y la gamma-glutamil transferasa, o GGT. Los niveles elevados de enzimas hepáticas de transaminasas se ven típicamente en pacientes con enfermedades del corazón, tumores de hígado y virales o de hepatitis inducida por el alcohol y las drogas. Los niveles elevados de enzimas hepáticas colestásicas también pueden indicar toxicidad inducida por el alcohol o las drogas, así como la obstrucción del conducto biliar o cálculos biliares.

Farmacología del cardo de leche

El "Physicians 'Desk Reference for Herbal Medicines" dice que los extractos producidos a partir de los frutos y las semillas de silybum marianum o cardo de leche, contiene tres tipos de bioflavonoides llamados silibina, silidianina y silicristina. Colectivamente, estos compuestos se agrupan y se conocen como silimarina.

Efectos protectores específicos

De acuerdo con la University of Maryland Medical Center (UMMC), el cardo lechero es la primera línea de defensa para contrarrestar los efectos tóxicos de la amanita phalloides, un hongo conocido comúnmente como oronja. Los estudios basados en modelos animales han demostrado que el cardo lechero no sólo reduce el riesgo de muerte si se administra dentro de las primeras 24 horas, pero todos los signos de toxicidad a desaparecen si se les da un plazo de 10 minutos. UMMC también señala varios estudios que demuestran que el cardo lechero puede mejorar la función del hígado en pacientes con hepatitis viral y cirrosis alcohólica. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los resultados han sido contradictorios.

Evidencia de la eficacia

De acuerdo con un estudio publicado el 7 de junio de 2010, de la revista "Phytotherapy Research", la silimarina proporciona una potente actividad antioxidante. Los autores de este artículo dicen además que la silimarina previene la unión de las toxinas a los receptores de las células hepáticas. Esta actividad es el principal mecanismo de acción con el que compuestos de cardo de leche previene el daño celular, lo que promueve la "fuga" de las enzimas hepáticas en el torrente sanguíneo. De hecho, los investigadores de Minia University en Egipto informaron en la edición de marzo de 2010 de "Food and Chemical Toxicology" que los extractos de semillas de cardo de leche etanol redujeron los niveles de enzimas hepáticas con mayor eficacia que el medicamento estándar hepaticum.

Efectos secundarios

UMMC advierte que las mujeres embarazadas o en lactancia o cualquier persona con un historial de cáncer impulsado por hormonas, como el cáncer de mama o de próstata, no deben usar el cardo de leche. Además, puede interactuar con ciertos medicamentos, incluyendo los anticonvulsivos, los anticoagulantes y los medicamentos para bajar el colesterol.

Más galerías de fotos



Escrito por karyn maier | Traducido por gabriela nungaray