Los carbohidratos y la testosterona

Aunque hay muchas maneras de aumentar los niveles de testosterona, incluye el entrenamiento de resistencia y suplementos, la dieta juega un papel vital en la producción de testosterona. Dado que el colesterol es necesario para la síntesis de la testosterona, la grasa es a menudo el macronutriente clave para mantener o aumentar los niveles de testosterona. Sin embargo, no comer suficientes hidratos de carbono también puede conducir a niveles más bajos de testosterona en tu cuerpo.

Testosterona

Aunque la testosterona está asociada con la masculinidad, el andrógeno se encuentra tanto en los hombres como en mujeres. Para los hombres, la testosterona es responsable del mantenimiento de la densidad ósea, la distribución de la grasa y el deseo sexual. Además, ayuda a la fuerza muscular y aumento de masa. Después de los 30 años, los niveles de testosterona declinan naturalmente, lo que puede producir cambios en la función sexual, como la disminución del deseo sexual, y una pérdida de la masa muscular, según la Mayo Clinic.

Dieta baja en carbohidratos

Investigadores de la University of Maryland investigaron el impacto de la ingesta de proteínas y carbohidratos en los niveles de testosterona en los hombres. Se observó que los hombres que se adhieren a un alto contenido de carbohidratos, y dieta baja en proteínas tenían niveles más altos de testosterona después de 10 días en comparación con los que siguieron un alto contenido de proteínas, y dieta baja en carbohidratos. Ambas dietas son iguales en calorías y grasa. Los resultados fueron publicados en la edición de mayo de 1987, del “Life Sciences".

Ejercicio

Los niveles de testosterona pueden disminuir con una dieta baja en hidratos de carbono, sobre todo si se hace ejercicio, según un estudio realizado por científicos de la Polish Academy of Sciences. Los investigadores asignaron a los participantes a una dieta baja en carbohidratos que se compone del 5 por ciento o menos del total de calorías de los carbohidratos durante tres días. Después, los sujetos realizaron ejercicio hasta el agotamiento. Los científicos observaron que los participantes en la dieta baja en carbohidratos experimentaron reducciones en los niveles de testosterona, según un estudio publicado en la edición de junio de 2011 de la "International Journal of Sports Nutrition & Exercise Metabolism".

Investigación adicional

En otro estudio publicado en la edición de abril de 2010 de la "European Journal of Applied Physiology", los investigadores de la University of North Carolina estudiaron el impacto de la ingesta de hidratos de carbono en los niveles de testosterona en los hombres que realizan un entrenamiento intenso. Los sujetos siguieron una dieta alta o baja en carbohidratos durante tres días mientras se sometían a entrenamiento aeróbico intenso. Los niveles de testosterona se midieron al inicio del estudio y en el cuarto día. Los científicos descubrieron que aquellos en el grupo alto en carbohidratos tenían mayores niveles de testosterona en comparación con aquellos en el grupo bajo en carbohidratos.

Más galerías de fotos



Escrito por brandon dotson | Traducido por sandra magali chávez esqueda