Los carbohidratos quemados caminando

Ya sea que vayas a un centro comercial, al gimnasio o al aire libre, caminar es excelente para aumentar tu metabolismo y quemar grasa. Caminar es un ejercicio de peso que ayuda a construir la densidad ósea y controlar tu peso. Durante el ejercicio, el cuerpo quema carbohidratos almacenados en forma de glucógeno. El glucógeno de los músculos proporciona energía inmediata, mientras que el glucógeno del hígado ayuda a mantener estable la glucemia. El consumo de hidratos de carbono adecuados de alimentos saludables mantiene los niveles de energía y los combustibles al momento de empezar tu rutina de caminar.

Carbohidratos y calorías

Los hidratos de carbono contienen 4 calorías por gramo, mientras que la grasa corporal contiene 9 calorías por gramo. Cuando caminas tu cuerpo quema calorías, independientemente de si provienen de los carbohidratos o la grasa corporal. Para perder peso, debes quemar más calorías que las que consumes. Esto lleva a la reducción de peso a largo plazo, ya que tu cuerpo toma en última instancia las reservas de grasa durante los períodos de privación de calorías. Una persona normal quema alrededor de 250 calorías por hora de caminata, dependiendo del tamaño de su cuerpo y la intensidad de su entrenamiento.

Metabolismo de carbohidratos

Cuando comes hidratos de carbono, se descomponen en azúcares y son transportadas en la sangre. Esto provoca un aumento de los niveles de azúcar en la sangre, lo que provoca la liberación de insulina por el páncreas. La insulina disminuye el azúcar en la sangre y hace que los hidratos de carbono estén disponibles, ya sea para la energía o el almacenamiento inmediato. Los hidratos de carbono se almacenan en forma de glucógeno en los músculos y el hígado, o en forma de grasa corporal. Después de unos minutos de caminata, tu cuerpo se nutre de las reservas de glucógeno muscular para obtener energía. Tener una dieta rica en hidratos de carbono te permite almacenar más glucógeno y darte resistencia al caminar.

Carbohidratos saludables

Trata de obtener el 60 por ciento de tus calorías de los carbohidratos para proporcionar energía suficiente para el momento del ejercicio y la recuperación después del ejercicio. Alimentos con carbohidratos saludables incluyen: frutas frescas y verduras, leche baja en grasa y granos integrales. Las verduras con almidón, como las patatas, los guisantes y el maíz, son especialmente ricas en hidratos de carbono. Busca los hidratos de carbono que, naturalmente, tienen un alto contenido de fibra para promover la saciedad y la regularidad. Evita los carbohidratos refinados como el arroz blanco y los productos horneados para evitar calorías vacías y aumento de peso poco saludable.

Camina diariamente

Camina más cada día para aumentar tu nivel de actividad física. La actividad física no solo fortalece los músculos y da un físico delgado, sino que también protege el corazón, los huesos y la salud mental. Dar un paseo después de la cena es un buen hábito para disminuir tus niveles de estrés y quemar calorías adicionales. Si es posible, camina al trabajo o toma un descanso a pie durante el almuerzo. Estacionarte más lejos de tu destino y tomar las escaleras en lugar del ascensor son otras maneras fáciles de caminar más cada día. Invierte en un par de zapatillas deportivas para tenerlas en tu coche para caminar.

Más galerías de fotos



Escrito por anastasia climan | Traducido por sandra magali chávez esqueda