¿Los carbohidratos se convierten en azúcar?

Un carbohidrato es un nutriente orgánico importante que tiene numerosas funciones en los seres vivos. Sirve para almacenar energía y actúa como un componente estructural, al menos en las plantas, y forma la columna vertebral de las moléculas genéticas tales como el ADN y el ARN. Los hidratos de carbono están hechos de bloques de construcción más pequeños que forman una clase de moléculas conocidas como azúcares, y cuando se digieren, es más exacto decir que los carbohidratos son "reducidos" a los azúcares en lugar de decir que "se convirtieron en azúcares".

Unidades de azúcar

En el lenguaje común el azúcar, por lo general, se refiere a la sacarosa, que es el azúcar de mesa común, pero científicamente significa un tipo de hidratos de carbono cristalino simple que tiene un sabor dulce. Los hidratos de carbono se componen de una o más unidades conocidas como sacáridos. El término sacárido literalmente significa "azúcar" en griego, y está hecho de una estructura de anillo de carbono con una relación precisa de los dos átomos de hidrógeno por cada átomo de oxígeno. El azúcar se refiere tanto a la unidad básica de una molécula de carbohidrato (el sacárido) como a otras moléculas de hidratos de carbono simples hechas de la unión de dos sacáridos.

Tipos de carbohidratos

Si un carbohidrato se compone de un solo sacárido, entonces se le conoce como un monosacárido. Los ejemplos incluyen la galactosa que se ​​encuentra en la leche, la fructosa que está presente en la miel y las frutas, y los niveles de glucosa que están en todas partes. Cuando estas unidades individuales se unen entre sí en grupos de dos forman los disacáridos. Por ejemplo, la sacarosa es una combinación de glucosa y fructosa. Cualquier carbohidrato que combina más de dos monosacáridos se llama polisacárido. Un ejemplo de esto es el almidón que se encuentra en las plantas. Los polisacáridos pueden estar formados por decenas, cientos o miles de unidades de sacáridos lineales o ramificados encadenados juntos. Los monosacáridos y los disacáridos entran en la categoría de azúcares simples o hidratos de carbono simples. Los polisacáridos son conocidos como hidratos de carbono complejos.

Hidratos de carbono de digestión

Las unidades de hidratos de carbono se unen entre sí por un solo átomo de oxígeno. El sistema digestivo descompone estas uniones, asociando el uso de ácidos y enzimas. A través de este proceso de hidratos de carbono complejos, tales como el almidón, se vuelven primero en un disacárido maltosa y luego en glucosa de azúcar simple, aunque algunos de los componentes, tales como la fibra, no son digeribles. Los disacáridos, por otro lado, sólo requieren un único paso: se descomponen rápidamente en dos monosacáridos. Eventualmente la mayoría de los hidratos de carbono termina como glucosa, que es lo que las células utilizan principalmente como fuente de energía. La cantidad de glucosa en la sangre, conocida como azúcar en la sangre, es un indicador crítico de la energía celular y debe mantenerse dentro de un cierto rango en tu cuerpo.

Glicemia

La velocidad en la que el sistema digestivo descompone y absorbe los hidratos de carbono está parcialmente influenciada por la complejidad de la molécula. Sin embargo, esto es sólo una regla general, y hay muchos factores que afectan a la velocidad digestiva, incluyendo el tipo de alimento de que se trate y la forma en que está preparado. La leche, por ejemplo, sólo tiene un impacto en el azúcar en la sangre que va de poco a moderado. La fructosa se ​​digiere en una forma tal que no puede no influir en el azúcar de la sangre para nada. El sensible aumento de la cantidad total de azúcar en la sangre se conoce como hiperglucemia. Los largos períodos de tiempo de estados hiperglucémicos con el tiempo pueden generar diabetes, enfermedades del corazón y daño en los nervios. En general, es una buena idea consumir carbohidratos que se descompongan en azúcares más lentamente.

Más galerías de fotos



Escrito por jacobs | Traducido por javier enrique rojahelis busto