Características de una relación abusiva

Nadie quiere estar en una relación abusiva, sin embargo, los Centers for Disease Control and Prevention encontraron que el 25 por ciento de las mujeres y el 14 por ciento de los hombres han sido víctimas de violencia física grave de parte de su pareja. Y estas estadísticas ni siquiera toman en cuenta formas no físicas de abuso, como el abuso emocional o comportamiento amenazante. Los signos de una relación abusiva no siempre son evidentes. Es importante ser conscientes de las características para reconocer cuando una relación no es saludable y segura.

El amor no debe herir

La violencia física en una relación nunca es aceptable. Los perpetradores pueden golpear, empujar, estrangular o forzar relaciones sexuales para estar en control. Un abusador puede tratar de hacer que la víctima sienta que es su culpa, o culpar de su comportamiento al abuso de sustancias. La violencia física tiende a aumentar con el tiempo, y los resultados pueden ser mortales. El Bureau of Justice Statistics informa que las parejas cometieron el 14 por ciento de todos los asesinatos en 2007, con un 70 por ciento de las víctimas siendo mujeres.

Una pareja jala las cuerdas

Los abusadores quieren tener el control total sobre la vida de su pareja. Esto puede suceder con el tiempo y puede no ser evidente al principio. Las señales de advertencia incluyen cuestionar el paradero de la pareja, verificar su teléfono, criticar sus acciones, implicando que nadie más querrá a la pareja o humillarla. Los perpetradores tratan de aislar a la víctima de sus amigos y familiares, y pueden sentir celos sin motivo aparente. Las víctimas suelen hacer cambios en su estilo de vida en un intento de evitar hacer enojar a su pareja.

No sucederá otra vez

El abuso en las relaciones por lo general sigue un ciclo. Después de un incidente abusivo, el perpetrador podrá pedir disculpas o minimizar su mal comportamiento. Un período de calma sigue donde todo parece estar bien, y la víctima espera que el abuso haya terminado. Pronto la tensión comienza a subir, y la víctima trata de mantener a su pareja feliz para evitar que aumente. Con el tiempo, la tensión estalla y el abuso vuelva a suceder. La persona maltratada a menudo siente que el abuso es culpa de ella.

Consiguiendo ayuda

Escapar de una relación abusiva puede ser difícil. Desarrolla un plan de seguridad que incluya a quién llamar y a dónde ir en caso de emergencia. Cuéntale a tus amigos y familiares acerca de la situación y desarrolla una palabra en clave para que puedas pedir ayuda si es necesario. Reúne los documentos y pertenencias importantes para que pueda agarrarlos rápidamente. Si hay niños involucrados, toma precauciones adicionales. Enséñales cómo obtener ayuda, pero diles que no interfieran en una discusión. Para obtener más información o para obtener ayuda, llame a la National Domestic Violence Hotline al 1-800-799-7233. Si estás en peligro inmediato, llama al 911.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon o'neil | Traducido por esteban arenas