Caracterìsticas que hacen del corral un lugar seguro para los niños

Un corral infantil es un lugar práctico para que a tu hijo no lo pisen y permanezca fuera de peligro mientras estás ocupada con actividades que lo puedan perjudicar, como el momento de cocinar. Pero los corrales mismos pueden presentar riesgos, sobre todo si se utiliza un modelo antiguo que no se ajusta a las normas de seguridad vigentes. Revisa tu corral y asegúrate de que no representa ningún riesgo para el bienestar de tu bebé. Los corrales deben estar certificados por la Juvenile Products Manufacturers Association (JPMA) y deben cumplir o exceder las normas de seguridad implementadas por American Society for Testing and Materials.

Aberturas

Los corrales pueden tener ya sea listones de madera o malla para que tu bebé se mantenga en el interior de forma segura. Asegúrate de que los listones de madera estén espaciados a no más de 2 3/8 pulgadas de distancia o que las mallas no sean más grandes que 1/4 de pulgada. Los listones de madera que tengan aberturas demasiado amplias o mallas que sean demasiado grandes o estén rotas pueden atrapar la cabeza o algún botón de la ropa, según indica Consumer Product Safety Commission. Si tu bebé tiene ropa atrapada en la malla o tiene el cuello atrapado entre las barras, podría estrangularse. No pongas a tu bebé en un corral con un chupete que tenga una cadena alrededor del cuello o que traiga un babero o un collar que se pueda enganchar en los listones.

Barandilla lateral de seguridad

Los rieles superiores de los corrales de malla desmontables deben bloquearse automáticamente cuando se colocan en posición, afirma Consumer Products Safety Commission. Algunos corrales tienen bisagras que giran en el centro de los lados y permiten contraer las partes, así como facilitar su traslado o almacenamiento. Sin embargo, las bisagras pueden derrumbarse con el bebé en el parque infantil, y de esta manera, el cuello de tu hijo puede quedar atrapado en la "V", creada para colapsar los lados, lo que puede provocar estrangulación. Es más seguro guardar los carriles laterales hacia arriba cada vez que el bebé se encuentre dentro. Si un lado se ha bajado, tu bebé podría rodar hacia el bolsillo de malla creado por el lado colapsado y sofocarlo. El vinilo sobre los carriles laterales deben estar libres de roturas o zonas que tu bebé pueda masticar y atragantarse.

Altura

Los carriles laterales de un corral deben tener por lo menos 20 pulgadas de alto, según indica Kids Health from Nemours. Esto ayuda a evitar que tu bebé se caiga del corralito. Deja de meterlo al corral cuando se pueda subir fácilmente o cuando alcance una altura de 34 pulgadas o un peso de 30 libras, el sitio web Kids Health también advierte esto. Tan pronto como el niño pueda ponerse de pie, quita los juguetes lo suficientemente grandes como para que sirvan como escalones. Quita los juguetes colgados en la parte superior del corral tan pronto como pueda sentarse, levantarse y andar a cuatro patas o llega a la edad de 5 meses, para que no pueda se vaya a enredar, aconsejan los pediatras de American Academy of Pediatrics.

Colchón de seguridad

Todos los corrales vienen con un colchón que cubre el suelo duro del corral y crea una superficie más cómoda para tu bebé. Utiliza uno delgado que se adapte bien. Si lo doblas o colchas más colchones que no encajen perfectamente podrías dejar espacios entre el colchón y el lado de corral donde tu bebé podría rodar y asfixiarse. Supervisa el piso del corral para asegurarte de que sea lo suficientemente fuerte para que no se derrumbe, dejando que tu niño caiga a través de éste.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por xochitl gutierrez cervantes