Características del asma

El asma es una enfermedad crónica y una enfermedad pulmonar a largo plazo que afecta a personas de todas las edades, pero más a menudo comienza en la infancia. De acuerdo con el National Heart, Lung and Blood Institute, el asma afecta a casi 22 millones de personas en los Estados Unidos y 6 millones son niños. No existe cura para la enfermedad, pero con la tecnología avanzada, el diagnóstico precoz y nuevas modalidades de tratamiento, la mayoría de las personas es capaz de controlar su enfermedad y participar en actividades recreativas.

Datos sobre el asma


No uses jarabe para la tos con tu asma.

De acuerdo con la Ohio State University Medical Center, los síntomas del asma incluyen tos crónica y sibilancias al respirar o hacer ejercicio. Algunas personas creen que tienen recurrentes de bronquitis o sólo tienen tos por la noche. Es importante reconocer que los médicos no han determinado la causa básica de la enfermedad, pero sí se sabe que los brotes son provocados por agentes irritantes específicos, no por factores emocionales. Las reacciones que una vez se atribuyeron al estrés emocional y la ansiedad son ahora conocidos para deprimir el sistema inmunológico, lo que agravará los síntomas de asma.

Cambios bronquiales

El cambio físico distintivo en las personas con asma se produce en las vías respiratorias de los pulmones. Cuando se inhala aire se desplaza por la tráquea. Las ramas de la tráquea se dividen en dos vías separadas que alimentan el pulmón izquierdo y derecho. Estas vías aéreas siguen en rama hasta que el campo de pulmón entero está cubierto. De acuerdo con el Ohio State University Medical Center, la inflamación de las vías respiratorias en los resultados de tres diferentes tipos de reacciones: la contracción de los músculos de las vías respiratorias, aumento de la producción de moco y la inflamación de las vías respiratorias. Cada una de estas tres reacciones contribuye a los síntomas de asma y ayuda a identificar los irritantes que desencadenan los ataques.

Lo que sientes


Los episodios de asma hacen las actividades diarias difíciles.

Si sufres de asma, es probable que tengas dificultad para respirar periódicamente. De acuerdo con Kids Health, esto significa que puedes experimentar tos o sibilancia, sentir dificultad para respirar u opresión en el pecho. Algunas personas con asma experimentarán sólo tos por la noche, mientras que a otras le falta el aire durante todo el día. Según Pulmonology Channel, algunos pacientes sienten que se sofocan y tienen una opresión insoportable en el pecho. La sensación de sibilancias o un ataque de asma se ha descrito como intentar respirar a través de una pajita. En otras palabras, es difícil conseguir el aire dentro y fuera de los pulmones. Entre estos ataques de asma, la respiración parece completamente normal y te sentirás mejor.

Consecuencias a largo plazo

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, los científicos saben que los efectos a largo plazo del asma incluyen la hiperactividad de las vías aéreas bronquiales, los ataques de la constricción de las vías respiratorias, deterioro de la calidad de vida y el desarrollo de la obstrucción al flujo aéreo irreversible es resultado de la remodelación de las vías respiratorias después de la tensión añadida de la inflamación bronquial.

Precauciones


Si los síntomas no se resuelven o empeoran, acude a tu médico de inmediato.

Si tienes asma, el truco para el tratamiento es atrapar los signos temprano y comenzar con tus medicamentos de rescate. De acuerdo con la Cleveland Clinic, los primeros signos son cambios que ocurren justo antes o al comienzo de un ataque de asma. Al reconocer estos signos, puedes evitar que empeore. Estos signos incluyen tos frecuente, perder el aliento, te sientes cansado o débil al hacer ejercicio, problemas para dormir o síntomas de un resfriado. Si tienes un episodio que no se resuelve con los medicamentos de rescate o siguen empeorando, busca atención médica de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por gail morris | Traducido por verónica sánchez fang