Características de un corredor

Cada día, más gente corre por salud, para ponerse en forma y para competir. En el 2010, el número de finalistas en los maratones de los EE.UU llegó a los 500.000 por primera vez. Este incremento en la participación ha creado un grupo más diverso y no todos los que terminan la carrera son naturalmente unos galgos. Aun así, los corredores dedicados y exitosos comparten ciertos rasgos, tanto físicos. como mentales.

El corredor exitoso

Greg McMillan, creador del grupo de entrenamiento McMillan elite, lista ciertos rasgos comunes en los corredores, que, aunque no son necesariamente rápidos, explotan al máximo su talento. Estos incluyen no detenerse por los inevitables días malos que todo corredor pasa cuando entrena o corre; el poder balancear el entrenamiento fuerte con el descanso mediante un auto-análisis preciso; ser consistente; ser tenaz y paciente y siempre buscar mejorar. Así, tu enfoque es tan importante como el esfuerzo físico que pongas diariamente.

Rasgos psicológicos

El entrenador Roland Rust, en el "Washington Running Report", describe la mentalidad de un corredor comprometido, notando que las mismas características que producen el éxito, a veces pueden ser negativas. Rust reporta que aunque la dedicación y la persistencia son vitales para el éxito, demasiada rigidez e intensidad provocan que las personas entrenen aún lesionadas o enfermas y terminen atrasando más. Por ello, balancear el sentido común con el entrenamiento diligente es indispensable para muchas personalidades "Tipo A".

Demografía

Hacia finales del siglo XX, el corredor estadounidense promedio era más educado y adinerado que el ciudadano promedio, esto según Running USA. Aunque solamente un tercio de los estadounidenses tienen un título universitario, más de la mitad de los corredores tienen uno. En el 2006, 16 millones de estadounidenses indicaron que los ingresos en su hogar eran superiores a los US$75.000. Los hombres y las mujeres participan con números casi iguales y el promedio de edad para empezar a correr, en ambos sexos, es a mediados de los treinta años, lo que hace que los participantes de las carreras sean un grupo más maduro.

Atletas de élite

El Instituto Australiano del Deporte dice que los corredores de alto nivel suelen entrenar entre seis y siete días a la semana, con frecuencia dos veces al día y hasta 100 o 125 millas (160 o 200 km) por semana, dependiendo del evento en específico y de qué tan cerca estén de la carrera. Separar sus entrenamientos en carreras largas, límites de producción de ácido láctico y entrenamiento de velocidad específico para la carrera, aunque estos ejercicios en realidad son una pequeña parte del volumen total del entrenamiento. Muchos de estos atletas realizan trabajo de fortalecimiento y acondicionamiento, además de correr.

Más galerías de fotos



Escrito por l. t. davidson | Traducido por eduardo moguel