¿Por qué me canso más, a más altura?

Si te cansas más rápido en elevaciones más altas, podrías estar experimentando el mal de altura, que también se conoce como mal agudo de montaña. La mayoría de las personas que sufren de este mal lo experimentan a partir de los 14.000 pies o más de altura; cerca del 20 por ciento de quienes lo padecen tendrán síntomas entre los 6.300 y 9.700 pies, de acuerdo con PubMed Health. En la mayoría de los casos los síntomas son leves pero en otros menos comunes puede poner en riesgo la vida.

Identificación

Las señales y síntomas del mal de altura varían en severidad de persona a persona, pero en casos leves, experimentarás dolor de cabeza, pérdida del sueño, fatiga, mareo e incremento del ritmo cardíaco, y falta de aliento durante la actividad física. El mal de altura es normalmente leve, sin embargo, en casos severos puede llevar a un edema pulmonar o cerebral que ponen en riesgo la vida. Algunas personas la padecen y otras no.

Causa

La pérdida de sueño causada por el mal de altura puede hacerte sentir cansado más rápidamente; sin embargo, tu fatiga es probablemente causada por una presión del aire reducida y una concentración reducida de oxígeno. De acuerdo con Rick Curtis de la Princeton University’s Outdoor Action Guide, respiras aproximadamente 40 por ciento menos moléculas de oxígeno por cada respiro a los 12.000 pies de altura a comparación de estar a nivel del mar. Tu cuerpo aún requiere de la misma cantidad de oxígeno para funcionar y se debe ajustar a los reducidos niveles de oxígeno. Incrementas tu riesgo de desarrollar el mal de altura si asciendes demasiado y demasiado rápido, si bebes alcohol, fumas estás deshidratado o si padeces de enfermedad crónica de los pulmones.

Tratamiento y prevención

Tu cuerpo se puede adaptar a los incrementos de altitud pero este proceso toma de dos a tres días. Si experimentas mal de altura moderado, desciende a menor altitud para prevenir que los síntomas empeoren. Si te encuentras de 8.000 a 9.000 pies de altura, baja a 5.000 o menos, recomienda la University of Wisconsin-Madison. Si estás experimentando síntomas leves mantente en esa elevación hasta que tu cuerpo se ajuste o desciende hasta que los síntomas desaparezcan. Debes mantenerte bien hidratado a mayores alturas y come frecuentemente. Tu dieta en altitudes altas deben consistir de más de 70 por ciento en carbohidratos, de acuerdo con Curtis. Obtener oxígeno te ayudará con los síntomas. Los medicamentos normalmente prescritos son la acetazolamida y el dexamethasone. En casos severos, la hospitalización puede ser necesaria.

Consideraciones

Toma las cosas con tranquilidad mientras tu cuerpo se ajusta a la diferencia en oxígeno. Realizar actividad aeróbica de intensidad vigorosa durante el mal de altura podría empeorar tus síntomas. El mal de altura moderado es común, sin embargo, si tu cansancio se acompaña de confusión, pérdida de balance, dificultad para respirar, presión en el pecho y piel pálida o azulada, debes descender de altura de inmediato y busca atención médica.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa mcnamara | Traducido por glen boyd