Cómo no cansarse al usar tacones

Incluso si te encanta la forma en la que te ves cuando usas tacones, usarlos demasiado a menudo puede agotarte. Tus pies simplemente no están diseñados para estar contorsionados todo el día, y con el tiempo, esto puede llevar a complicaciones médicas como los juanetes y la osteoartritis. Al adoptar una estrategia al usar tacones y al sentirte bien con tus zapatos, puedes volver a usar tus tacones altos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Estírate al comienzo y final de cada día. Presta especial atención a los músculos que reciben impacto al caminar con tacones, como tus pantorrillas.

  2. Elige tus batallas. Usar tacones constantemente cansa a tu cuerpo, tanto así que puede causar daños permanentes a tus huesos y ligamentos. Usar tacones altos para una salida por la noche o incluso mientras estás sentada en la oficina es más fácil para el cuerpo que usarlos todo el día en el centro comercial o al salir a hacer recados.

  3. Dales a tus pies un poco de espacio para respirar usando zapatos de punta redonda. Sin importar qué tan estilizados sean los zapatos que terminan en punta, aplastan tus dedos y los unen dando un ajuste notoriamente incómodo. Los tacones con punta redonda permiten que tus pies asuman una posición más natural, lo que hace que puedas ponerte tus zapatos por más tiempo.

  4. Varía. Si usas tacones de 4 pulgadas un día, usa unos de 2 pulgadas o zapatos planos el día siguiente. Cambiar una y otra vez evita que tus músculos y tendones se mantengan en la misma posición exacta todos los días, lo que les da tiempo de recuperarse y recobrar tu resistencia. Deja los tacones de 4 pulgadas o más para usos ocasionales, ya que colocan un estrés considerablemente más alto sobre tus pies que los tacones más bajos.

  5. Pide que midan tus pies. Si te das cuenta de que los tacones altos de cualquier tipo te cansan demasiado, puede que sea una cuestión de un calce inadecuado. Incluso comprar zapatos con el ancho incorrecto puede causar dolor en tus pies y hacer que te los quites prematuramente. Así que la siguiente vez que salgas a comprar zapatos, pide que midan tus pies.

  6. Quítate los tacones cuando no los necesites. Por ejemplo, si quieres usar tacones en el trabajo, pero tus piernas están cansadas y acalambradas para cuando llegas en la mañana, transpórtate usando zapatos planos y cámbiate cuando llegues a la oficina.

Más galerías de fotos



Escrito por tom ryan | Traducido por ana maría guevara