Canotaje en Lowestoft, Suffolk en Inglaterra

El tradicional pueblo costero de Suffolk en Lowestoft es el sitio ideal para aquellos que aman el agua. Está situado justo junto al mar en el punto más oriental de Inglaterra y a su atractivo se suma el estar al borde de The Broads, la tercera red de ríos navegables ubicada tierra adentro más larga de Inglaterra. Los entusiastas de la vida silvestre también pueden frecuentar los humedales del parque nacional protegido, en sus zonas forestales habitan algunas de las plantas y de los animales más raros del Reino Unido. Explora estos ríos en una canoa y quizá tengas la suerte de encontrar algún avetoro entre las aves que merodean o alguna mariposa de cola de golondrina.

Explorando "The Broads"

Prepara un picnic y renta una canoa para explorar los rincones más escondidos de The Broads. Encontrarás aguiluchos laguneros y currucas del saltamontes volando a lo largo de le ribera del río y, si tienes suerte, quizá puedas ver alguna nutria escurridiza en los alrededores. Las canoas canadienses pueden rentarse en "Lowestoff en el Waveney River Centre" [Centro del Río Waveney] (waveneyrivercentre.co.uk). Las aguas tranquilas y poco profundas hacen de las redes fluviales de Suffolk muy seguras y fáciles de navegar. Antes de que comiences se te darán medidas de seguridad e instrucciones para usar los remos. También se te proporcionarán equipos de flotación, una bolsa seca y un mapa. El centro tiene un bar llamado el Waveney Inn, una tienda y una enorme escultura de acero de una pica llamada Eddie.

Toma algunas lecciones

Ve al Oulton Broad Water Sports Centre (Centro de deportes acuáticos Oulton Broad), una escuela ubicada en un pintoresco lago con el mismo nombre. Ya sea que vayas como principiante o como alguien que desea mejorar en este deporte, la Suffolk Water Sports Association [Asociación de deportes acuáticos de Suffolk] (swsa.uk.com) te ofrece instructores calificados que pueden enseñarte las habilidades necesarias para obtener la certificación de la British Canoe Unión [Unión de Canotaje Británica] (B.C.U.). También se te provee de un equipo de seguridad personal y un lugar en el que puedas ducharte.

Únete a un club

Únete a los amantes del canotaje locales en el Lowestoft sin embargo, durante el invierno aún se ofrecen lecciones de canotaje en piscinas.

Kayak en el mar

Para un cambio de estilo puedes dirigirte al mar con un kayak. Mark Attenburrow, un instructor muy experimentado y dueño de Discover Sea Kayaking (discoverseakayaking.co.uk) te llevará en un tour personalizado por la costa en Lowestoft. También ofrece estos paseos en otros lugares de Anglia del Este. Para aquellos estudiantes que están probando este deporte por primera vez o para los que desean conseguir una certificación más avanzada, el equipo da orientación en todos los niveles para kayaks individuales o dobles. Las certificaciones más altas incluyen un entrenamiento de rescate y el desarrollo de habilidades para aplicar medidas de seguridad y liderar a un grupo. La compañía ofrece también hospedaje, trasporte y una barbacoa para el final del viaje.

Hospedaje y atracciones

Se puede llegar a Lowetoft con el servicio regular de trenes en un viaje de tres horas desde Londres haciendo un transborde en Ipswich. Si vas manejando, te tomará un periodo de tiempo similar si sales de la capital y te diriges hacía el Este en la autopista A12. El pueblo y sus al rededores poseen una serie de hoteles, casas de huéspedes y casas de campo (lovelowestoft.co.uk), con restaurantes que ofrecen desde los platillos tradicionales de pescado y papas fritas hasta los menús más exóticos. Después de un día de navegar puedes visitar la casa señorial de Somerleyton Hall (somerleyton.co.uk), ir a mirar los trenes del East Anglia Transport Museum [Museo del Transporte de Anglia del Este] (eatm.org.uk), admirar la vida salvaje en el zoológico Africa Alive! (africa-alive.co.uk), o subir a la montaña rusa del parque temático Pleasurewood Hills (pleasurewoodhills.com).

Más galerías de fotos



Escrito por theresa harrison | Traducido por karly silva