Cándida y frijoles

Tus intestinos son el hogar de miles de millones de microorganismos que ayudan a digerir los alimentos, ayudan tu sistema inmunológico y llevan a cabo importantes funciones metabólicas. Algunos defensores de la medicina holística creen que el crecimiento excesivo de uno de estos microorganismos, un tipo de levadura llamada Candida albicans, provoca aumento de peso, fatiga, dolor articular, depresión e irritabilidad. Comer una dieta especial que combata la cándida puede ayudar a aliviar sus síntomas. Los frijoles sólo se permiten durante las etapas posteriores de la dieta. Antes de comenzar el plan, habla con un médico para saber si es segura para ti.

Crecimiento de cándida

Los practicantes de medicina alternativa creen que la presencia de azúcares en el intestino provoca el crecimiento excesivo de la cándida. A las personas con síndrome de cándida les corrigen su dieta para mejorar sus síntomas. El objetivo de una dieta contra la cándida es restringir la ingesta de carbohidratos, haciendo que muera de hambre la levadura cándida. Los frijoles entran en esta prohibición debido a su alto contenido de carbohidratos.

Fase de desintoxicación

La dieta contra la cándida comienza con una fase de desintoxicación. Durante esta etapa inicial, las personas que hacen dieta deben eliminar todos los aditivos, conservantes y azúcares de sus comidas. No hay frutas, vegetales ricos en almidón o alimentos procesados que ​​estén permitidos durante la fase de desintoxicación. La prohibición de los vegetales con almidón se extiende a los frijoles, que contienen altos niveles de hidratos de carbono que pueden desencadenar el crecimiento de cándida. Las personas a dieta deben evitar judías azuki, frijoles negros, garbanzos, habas, frijoles rojos, frijoles pintos y guisantes para la duración de la fase de desintoxicación, que suele durar tres semanas. Las habichuelas verdes contienen menos carbohidratos que otros granos, por lo que son aceptables para la fase de limpieza de cándida.

Reintroducción de los alimentos

Después de tres semanas de la adhesión a un plan de limpieza estricta, pueden comenzar la reintroducción de los alimentos en sus comidas. La página web Candida Diet informa que los frijoles tienen propiedades antifúngicas, por lo que son una parte importante de las últimas etapas de la dieta cándida. Los frijoles también contienen altas cantidades de fibra, lo que ayuda a tu cuerpo a eliminar los desperdicios de tu colon. Pon a prueba tu reacción a los frijoles al comer una pequeña porción y evalúa tus síntomas del síndrome de cándida.

Consideraciones

Después de la fase de desintoxicación de la dieta de cándida, los frijoles son un alimento permisible. Sin embargo, las personas que hacen la dieta deben evitar comer demasiados frijoles, ya que con frecuencia causan malestar gastrointestinal. La página web Candida Diet recomienda que restrinjan su consumo de frijoles a 1/2 taza, no más de tres veces por semana. Esto te permite recibir la valiosa fibra y las propiedades antifúngicas de los frijoles sin desencadenar el crecimiento de cándida. Considera la posibilidad de remojar y cocinar los frijoles secos en lugar de comer frijoles enlatados para mejorar la capacidad de tu cuerpo para digerirlos.

Más galerías de fotos



Escrito por lawrence adams | Traducido por mario francia