Campamentos en Míchigan que están abiertos todo el año

Cuando se trata de acampar, Míchigan está llena de opciones. Cientos de campamentos salpican el paisaje, desde los bosques de la península superior a las orillas del lago Erie. Unos pocos ofrecen alojamiento durante todo el año. Y mientras que el campamento de invierno debe ser abordado con precaución, los campistas resistentes pueden encontrar un montón de lugares para armar una carpa, incluso en el clima más frío.

Camping todo el año en el noreste de Míchigan

Con vista al extremo norte del lago Hurón, el Parque Estatal Cheboygan incluye cerca de 75 campings disponibles todo el año. Son sombríos y aislados, con anillos de fogata, mesas de picnic, conexiones eléctricas y acceso a baños modernos y duchas de agua caliente. La electricidad no está disponible en el campamento durante la temporada baja, que varía de año en año, pero por lo general se extiende desde noviembre a marzo. Algunas características del parque incluyen una playa de nado, rampas de botes, juegos infantiles, áreas de picnic y senderos para caminatas. Los senderos están abiertos en invierno para andar con raquetas de nieve y esquí de fondo, y las aguas de la Bahía de Duncan ofrecen la pesca en hielo de lucio europeo y otros peces pequeños.

Camping todo el año en el noroeste de Míchigan

Abarcando medio millón de acres, el bosque nacional Manistee al noroeste de Míchigan es el primer destino para la recreación al aire libre en cualquier época del año. El bosque es el hogar de decenas de arroyos y lagos de pesca, y cientos de kilómetros de senderos, incluyendo una sección del sendero escénico nacional del norte de 4.600 millas North Country National Trail Scenic. El bosque nacional Manistee también incluye más de una docena de campamentos, la mayoría de los cuales ofrecen sitios para acampar primitivos, más adecuados para el uso de carpas. Algunos, incluyendo los campamentos Twinwood Lake, Diamond Point y Bowman Lake, permanecen abiertos todo el año. Cada uno tiene sólo un puñado de puntos de acampado tranquilos, sin servicios aparte de los baños. Estas áreas no se mantienen en invierno, por lo que sólo pueden ser accesibles a pie durante las nevadas. Los campistas son responsables de llevar todo el equipo necesario, incluyendo agua potable, y no dejar rastro de su presencia. Los campamentos en el bosque son remotos y aislados, sobre todo en invierno, por lo que siempre hazle saber a alguien dónde vas antes de entrar en el bosque.

Camping todo el año en el sur de Míchigan

El área recreacional Waterloo abarca unas 20.000 hectáreas, con cuatro campamentos que incluyen más de 300 puntos de acampado. Los alojamientos van desde lo primitivo a lo moderno, y los sitios están abiertos a carpas y casas rodantes. Durante los meses más cálidos, muchos sitios incluyen conexiones eléctricas, acceso a baños modernos y duchas de agua caliente. En invierno, el campamento Waterloo Portage Lake permanece abierto, pero las conexiones eléctricas no están disponibles, y los baños modernos y duchas a menudo se cierran, dejando sólo los baños de cámara. El área recreacional Waterloo tiene más de 40 millas de senderos señalizados, que están abiertos al senderismo y el ciclismo de montaña en verano y a raquetas de nieve y esquí de fondo en invierno.

Camping todo el año en la península superior

La península superior de Míchigan es la parte más salvaje y poco desarrollada del estado. Numerosos campamentos ofrecen a los visitantes un lugar para alojarse mientras exploran sus extensos bosques y lagos de aguas cristalinas. Tahquamenon Falls State Park, en torno al río Tahquamenon y sus cataratas homónimas, está abierto todo el año, aunque los servicios se reducen considerablemente en invierno. Los campistas pueden elegir entre casi 300 campings, de los cuales más de 150 están abiertos todo el año. Los visitantes de verano pueden hacer senderismo o andar en bicicleta por el bosque, alquilar una canoa y pescar truchas en el río y ver como las aguas estruendosas del Tahquamenon caen a unos 50 pies de la superficie de la roca. En invierno, el agua que salpica crea esculturas de hielo en la quebrada debajo.

Más galerías de fotos



Escrito por richard corrigan | Traducido por nicolás altomonte