Campamentos largos con niños

Acampar durante una noche requiere mucho trabajo cuando lo haces con niños, pero es divertido y se termina rápido. Planificar un campamento largo puede llenarte de pánico, pero es posible. Después de todo, si vas a realizar el trabajo de empacar los equipos, armar la tienda y encender el fuego, podrías también quedarte más de una noche. Ten algunos consejos y sugerencias clave en mente para planificar una aventura al aire libre entretenida y exitosa.

Qué llevar

Además de la tienda, las bolsas de dormir, las mantas, las almohadas, las linternas y los alimentos, tu campamento largo será más exitoso si recuerdas llevar otras cosas necesarias. Lleva pantalones largos y camisetas livianas de mangas largas para que usen los niños. Estas prendas reducirán el riesgo de lesiones, como raspones en las rodillas y rasguños en los tobillos, y también los protegerán de las picaduras de insectos. Puedes usar un producto repelente de insectos para mayor protección. Empaca mucho protector social y un sombrero de ala ancha para cada uno de los niños, ya que las quemaduras solares pueden arruinar el campamento. Lleva bastante ropa adicional y equipos para la lluvia. Dale a cada niño un silbato. Enséñales a permanecer en un lugar y hacer sonar el silbato si se pierden del resto de la familia. Siempre ten a mano un buen kit de primeros auxilios.

Cocinar y comer

Además de la comida que lleves, lleva bastantes bocadillos, como barras de granola y galletas. Los niños hambrientos en general están malhumorados, y tener mucha comida a mano puede mantenerlos en paz. Empaca un refrigerador de campamento con frutas frescas y vegetales para tener alimentos saludables a mano. El hielo seco ayudará a mantenerlos fríos por dos a tres días. Si acampas en un área que te permite encender fuegos, lleva comidas de campamento clásicas como hot dogs y malvaviscos. Si vas a usar una estufa, puedes preparar muchas de las comidas que haces en tu casa. Lleva comidas deshidratadas que sólo requieran agregar agua si no tienes acceso a un fuego o no cuentas con utensilios de cocina. Recuérdale a los niños no recoger comida, porque no sabes cuándo es segura y cuándo es venenosa.

Dormir

Si colocas tu tienda en el suelo, cubre el área con una lona plástica antes de establecerla. La lona mantiene alejada la humedad de la tienda, lo que hará que el ambiente sea más cómodo para los niños. Lleva colchones aislantes de espuma para colocar bajo las bolsas de dormir y así obtener mayor comodidad. De acuerdo con el Virginia Department of Conservation and Recreation, los niños sienten frío antes que los adultos, de modo que debes asegurarte de tener mantas a mano.

Bañarse

Aunque los niños no serán capaces de tomar un baño verdadero mientras acampas, probablemente necesitarás ayudarlos a limpiarse antes de que ingresen en sus bolsas de dormir. Lleva bastantes toallitas de bebé para limpiarles la cara y las manos. Empaca una batea grande que sirva como una bañera improvisada. Llénala con agua limpia y haz que el niño se pare en ella mientras lo frotas. Si acampas en un sitio con servicios, muchos ofrecen baños que harán el trabajo más sencillo. Lleva toallas grandes, trapos de tela, jabón y champú, sin importar dónde vayas a acampar.

Actividades de campamento

La naturaleza es entretenida de por sí, de modo que probablemente no necesitarás preocuparte demasiado por mantener a los niños entretenidos, pero lleva algunas actividades adicionales por si se aburren o si llueve. Los libros para colorear y los crayones son un clásico, pero también puedes llevar cartas o juegos de mesa. Lleva libros que sabes que los niños disfrutan. Puedes incluso llevar un libro que ayude a tu hijo a identificar plantas, aves y huellas de animales en el área en donde acampan. Las linternas son divertidas una vez que el Sol se ha ocultado. Si planificas realizar caminatas, lleva un mapa del área y una brújula para enseñarles a seguir direcciones.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por mike tazenda