Campamento de invierno en Texas

Cuando cae nieve en el invierno anhelas los calurosos días de verano, viaja a Texas para disfrutar de millas de playas de arena y desiertos soleados y praderas donde los copos de nieve no se atreven a caer. Las 266.807 millas cuadradas del estado tienen una amplia gama de topografía y condiciones climáticas, que ofrecen a los campistas muchas aventuras al aire libre de donde escoger.

Sobre arenas movedizas

Si necesitas unas vacaciones de camping, sintiendo la brisa del mar en tu pelo y suave arena entre los dedos, dirígete a la Costa del Golfo, donde encontrarás camping agreste en las islas de la barrera. La península de Bolívar, en la parte sureste del estado cuenta con 30 millas de costa de arena donde puedes montar tu tienda de campaña o casa rodante por el precio nominal de un permiso de estacionamiento. Galveston Island State Park, Padre Island National Seashore y Port Aransas en la isla de Mustang son sólo algunos de los otros lugares donde se puede acampar en la playa. Espera temperaturas de 60 grados F durante los meses más fríos, con noches muy por encima del punto de congelación y la temperatura del agua unos 10 grados más fría que el aire.

En el desierto del sol

El parque nacional Big Bend cuenta con 150 millas de senderos serpenteantes a través del área más grande sin caminos del estado. Agarra tu mochila e inicia una caminata a lo largo del río Grande, en unos agradables 1.800 pies sobre el nivel del mar, o recorre las montañas de Chisos a alturas que superan los 7.500 pies. El parque es el lugar para disfrutar de una gran variedad de aventuras de campamento, incluyendo aguas bravas en balsa a lo largo del río Grande, excursiones a caballo en el backcountry y sitios para acampar de manera primitiva. Si prefieres un lugar tradicional, querrás hacer reservas en los lugares para acampar de Rio Grande Village o Chisos Basin durante los meses de invierno. Espera temperaturas diurnas en el rango de 60 a 70 grados F en las bajas elevaciones y un enfriamiento de 5 grados por cada 1.000 pies que subas.

En los bosques de pino

Si la pesca y la caza están en tu lista de tareas pendientes, acude a los Piney Woods, ubicados a lo largo de la orilla oriental del estado. Aunque las temperaturas serán un poco más frías -a veces hasta el punto de congelación por la noche- encontrarás hermosas puestas de sol, lagos abiertos y mucha vida salvaje. Lago O 'the Pines es una de las reservas más grandes del estado, que abarca cerca de 17.000 acres en cuatro condados. Encontrarás conexiones completas y duchas calientes en los Buckhorn Creek Campground y otras instalaciones durante todo el año en los lados sur y este del lago. El norte y oeste tienen sitios primitivos donde las multitudes son pocas y los peces abundan entre los grandes troncos sumergidos en el agua poco profunda.

En el campo ganadero

El oeste de Texas es famoso por su industria ganadera, praderas y espacios abiertos. El mar de hierba se rompe por bosques de mezquite, embalses artificiales y dunas de arena. A una hora al noreste de Midland está ubicado entre los mezquites el lago Colorado. Un parque estatal ubicado a lo largo de su costa ofrece más de 100 campings que van desde conexiones completas y estacionamientos pull-through hasta sitios primitivos para acampar con tienda de campaña. Para un cambio radical de escenario, dirígete a Monahans Sandhills State Park, a 30 minutos al suroeste de Odessa donde puedes deslizarte por las dunas de arena altas en discos o toboganes. El parque cuenta con 26 sitios con agua y conexiones eléctricas.

Más galerías de fotos



Escrito por jodi thornton o'connell | Traducido por mario francia