Caminatas en el norte de España

El norte de España es una cadena de agradables sorpresas: con dentados Picos de Europa a lo largo de una exhuberante costa, bosques de eucaliptos con hermosos matices en Galicia, y los imponentes Pirineos al este. Estos paisajes ruegan ser recorridos, y la mejor manera de hacerlo es en una ruta de caminata. El norte de España tiene rutas escarpadas, complicadas, pero también tiene algunas sencillas que invitan a todo tipo de paseante. Lleva contigo un poncho para la lluvia, unos zapatos apropiados para caminar y una cámara para capturar todos tus descubrimientos y hermosos paisajes.

Aragon

El norte de España es hogar de algunos de los mejores parques naturales y rutas del país. Los picos más altos están al este, donde los Pirineos Aragoneses te ofrecen cerca de 600 kilómetros (370 millas) de caminos, según la guía Lonely Planet para España, con el Parque Nacional de Ordesa y el Monte Perdido resaltados por su importancia. El parque se extiende sobre más de 60 millas cuadradas de espectaculares picos y valles, y puedes acceder a él desde las ciudades de Escalona, Torla, Escuaín, Tella o Bielsa, según recomienda el sitio web de turismo de España (spain.info).

Los Picos de Europa

Las regiones centrales de Asturias y Cantabria son el hogar de algunas montañas de un escarpado dramático conocidas como los Picos de Europa. Incluso parecen no ser parte de España, sino quizá alguna pieza de Irlanda que se desvió hacia el sur (verdes intensos, ríos acaudalados y mucha lluvia). Para darle un poco más de encanto, las ciudades construidas en piedra se acomodan entre los montes, entre los Picos y la playa. La mejor manera de disfrutar completamente los picos es visitando el Parque Nacional Picos de Europa, al que los caminantes pueden acceder desde las ciudades de Cangas de Onís, Arenas de Cabrales y Potes. El sitio web de turismo de España recomienda en especial la ruta de 7,5 millas del río Cares, la cuál ofrece vistas interesantes del parque. Accesible a todo tipo de caminante, ofrece entre cinco y seis horas de caminata entre hermosas barrancas y pasajes.

Galicia y el camino de Santiago

Galicia, la región al extremo oeste, es tierra de pintorescos campos de cultivo y húmedos bosques, pero es más conocida como el punto final del camino de Santiago. El camino es una ruta de peregrinaje que data de la edad media y que atrae a miles de caminantes cada año, muchos de los cuáles comienzan su viaje en Francia y caminan atravesando toda España. Los caminantes son amigables, así que siéntete seguro de unirte a este camino histórico junto a ellos. Para ser un peregrino de hecho y derecho, sin embargo, deberás caminar por lo menos los últimos 100 kilómetros del peregrinaje, o más de 60 millas, para llegar a la gran ciudad antigua de Santiago de Compostela. El punto de partida más popular es el pueblo de Sarria, que bien cumple con el requisito de los 100 kilómetros. Los peregrinos también deben recoger un "pasaporte" oficial, que certifica su participación, desde el inicio de su recorrido. Puedes encontrar estos pasaportes en cualquiera de los hostales o cafés de la ruta, donde tus compañeros peregrinos descansan e intercambian sus experiencias de viaje.

Consejos prácticos

Barcelona es un buen punto de partida si te diriges a los Pirineos, pero si quieres ir al oeste, es mejor tomar un vuelo corto a Bilbao o a Santiago de Compostela. España tiene un excelente sistema de autobuses, con paradas en muchas ciudades y pueblos populares entre los caminantes. Alsa (alsa.es) es el principal proveedor de servicios de transporte en el norte de España y es un buen lugar para comenzar. Ten cuidado, sin embargo, de tener por lo menos nociones del vocabulario común en España (diferente al castellano de cada país) para poder reservar fácilmente. Los hostales y hoteles sencillos abundan en España, ya que por mucho tiempo ha sido un paraíso para los mochileros. Si prefieres quedarte en hoteles de mayor categoría, las ciudades de Bilbao y San Sebastián, en el país Vasco, son la mejor opción.

Gajes del camino

En el norte, la comida y la bebida son probablemente las más representativas de España. Los ingredientes provenientes del mar son característicos, pero no se detiene ahí: encontrarás pulpo y quesos de la región de Galicia, cidra burbujeante de Asturias y por supuesto, buenos vinos corriendo en toda mesa. Y aunque se encuentra fuera del área principal de caminata, el país Vasco ha perfeccionado su propia variedad de tapas, llamadas pintxos, que rivalizan con la paella por la supremacía culinaria española. Después de algunos días de caminata, los caminantes querrán retirarse el calzado y disfrutar de estas delicias.

Más galerías de fotos



Escrito por laura schreier | Traducido por rubén moreno