Cómo hacer una caminata de poder

Caminar es una forma simple y natural de moverse, pero, con la técnica correcta, puedes convertir una caminata casual en una caminata de poder. La caminata de poder es un forma de bajo impacto de mejorar la resistencia cardiovascular y la fortaleza total de tu cuerpo. Algunos beneficios de este ejercicio son que ayuda a tonificar y fortalecer tus músculos, mejora tu salud física y quema las mismas calorías que trotar. Mantén algunos consejos en mente al hacer la caminata de poder, además de consultar a tu médico antes de comenzar con el programa de ejercicios.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Zapatos para caminar
  • Ropa cómoda

Instrucciones

  1. Calienta con un poco de calistenia, con ejercicios como saltar la cuerda o hacer saltos en tijera durante unos cinco minutos. Elige una caminata casual de cinco minutos como opción de bajo impacto.

  2. Estira tus músculos para evitar lesiones. Realiza estiramientos para pantorrillas, cuadríceps, tendones de la corva, flexores de caderas, hombros y tríceps, una vez que tus músculos estén lo bastante calientes como para estirarse.

  3. Coloca tus brazos en un ángulo de 90 grados y mantén la espalda recta.

  4. Coloca tu cabeza en una posición neutral que esté alineada con tu columna. Mantén la mirada al frente y no en el piso.

  5. Abre ligeramente tu boca para respirar bien. Aprieta los glúteos y los músculos abdominales.

  6. Camina tocando el suelo primero con el talón y luego distribuye tu peso sobre los dedos, mientras usas tus caderas para impulsarte hacia el frente.

  7. Alterna los brazos y las piernas hacia el frente para mantenerte caminando en línea recta.

  8. Enfríate bajando la velocidad de tus pasos y dejando caer tus brazos a los costados. Continúa disminuyendo tu velocidad hasta que tu velocidad gradualmente regrese a su ritmo normal. Estira cada músculo por unos 20 o 30 segundos cada uno.

Consejos y advertencias

  • No cruces los brazos sobre tu cuerpo; los brazos deben moverse hacia el frente. Las muñecas deben superar las caderas al moverse de atrás hacia adelante. No balancees los codos más allá de la clavícula.
  • No camines con pesas en las manos o los tobillos. Agregar pesas a tu caminata no incrementará las calorías quemadas, pero sí puede lesionar tus articulaciones, tendones y ligamentos, indica DiscoverWalking.com.

Más galerías de fotos



Escrito por javonne blackley | Traducido por eduardo moguel