Caminar para tonificar las piernas

Actualmente muchas personas pasan la mayor parte del día sentadas, ya sea por trabajo o descansando en su casa. Sin embargo, es importante levantarse de la silla y caminar al menos 10.000 pasos diarios para mantenernos saludables. Esto equivale aproximadamente a 5 millas (8 km). También puedes caminar para tonificar las piernas y mejorar la forma de verte y sentirte a ti misma. Caminar es un ejercicio de bajo impacto del que todos podemos beneficiarnos. También hay algunas técnicas interesantes y efectivas para caminar, que puedes llevar a cabo para entrenar.

Pasos laterales

¿Quién dice que siempre hay que caminar hacia adelante? Caminar de lado pondrá a prueba tus piernas, trabajando las caderas, los muslos internos y externos y las pantorrillas. Si estás en una caminadora, coloca una mano en la barandilla frente a ti y la otra sobre el riel lateral. Cambia de lado y asegúrate de caminar la misma cantidad de tiempo hacia cada lado y equilibrar el entrenamiento para todo el cuerpo.

Camina cuesta arriba hacia atrás y hacia adelante

Caminar cuesta arriba hacia atrás y hacia adelante aumentará la intensidad de tu entrenamiento y ayudará a tonificar los cuadríceps, glúteos y pantorrillas. Si caminas sobre una caminadora, ajústala con la mayor pendiente y camina hacia adelante a una velocidad de 3,0 y hacia atrás a una velocidad de 2,5. Si esto es demasiado difícil, baja el ajuste de la pendiente o reduce la velocidad. Si caminas al aire libre y hacia atrás, ten cuidado con lo que está detrás de ti. Echa un vistazo por encima del hombro con frecuencia y evita los baches.

Entrenamiento en intervalos

El entrenamiento en intervalos en una caminadora y también al aire libre puede ayudarte a llevar tu entrenamiento a nuevas alturas, quemar más calorías, que tu corazón bombee intensamente y que las piernas adquieran mayor fuerza. Básicamente, el entrenamiento en intervalos implica la variación de la intensidad del entrenamiento. Comienza con cinco minutos de calentamiento a un ritmo cómodo. Sigue el calentamiento con una caminata a paso ligero durante cinco o diez minutos. Debes respirar con profundidad, pero no tan intensamente como para no poder mantener una conversación. Alterna entre paseos lentos y rápidos. Si usas una caminadora, prueba con diferentes inclinaciones, como si subieras y bajaras colinas. Comienza con una rutina de 20 minutos y aumenta gradualmente hasta 60 minutos.

Encuentra inspiración

Caminar y hacer ejercicio, a veces puede sentirse como una tarea pesada. Para hacer más agradable la actividad, camina con un amigo o un grupo de personas. Motiva a los demás para crear una rutina y síganla puntualmente. También puedes hacer una lista de reproducción con música agradable para disfrutarla mientras caminas, puedes cambiar la ruta para mantener el interés. Si es posible, elige las rutas con paisajes y colinas interesante para ayudar aún más a tonificar tus piernas. Si tienes mentalidad artística, lleva una cámara fotográfica y considera cada caminata como una oportunidad para explorar un nuevo lugar y capturar imágenes hermosas. Recuerda que debes disfrutarlo.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica owens | Traducido por sergio mendoza