¿Caminar quema más grasas que trotar?

Caminar y trotar son dos formas efectivas de quemar calorías y mejorar tu salud cardiovascular. Cuando se trata de quemar grasa, muchas personas asumen que trotar es más efectivo que caminar. Pero caminar puede ser tan efectivo como trotar si caminas por suficiente tiempo y con suficiente intensidad.

Gasto de energía y velocidad

Un estudio de 2004 publicado en "Medicine and Science in Sports and Exercise" encontró que correr requiere más energía que caminar en una distancia de 1,600 metros. Pero la velocidad de corrida en este estudio era el doble que la velocidad de caminata. Otro estudio publicado en el "Journal of Sports Medicine and Physical Fitness" encontró que durante la caminata y el trote a la misma velocidad en la misma distancia, los caminantes quemaban tanta o más energía que los que trotaban.

Intensidad y aislamiento de grasa

Un artículo publicado en "The Physician and Sports Medicine" denotó que una actividad de intensidad moderada como trotar tiene una tasa mayor de oxidación de grasas que caminar a baja intensidad. Pero caminar a altas intensidades puede resultar en una actividad similar de quema de grasas. Un artículo publicado en el "American Journal of Clinical Nutrition" encontró que los ejercicios de resistencia desempeñados al 65% del consumo máximo de oxígeno aislaban casi el doble de grasa que las actividades al 25% del consumo máximo de oxígeno.

Duración y aislamiento de grasa

El tiempo que pasas caminando contra el que pasas trotando influenciará cuánta grasa quemas, particularmente si trotas más rápido de lo que caminas. Un estudio en 2013 de 33,000 corredores y 15,000 caminantes hecho por la American Heart Association encontró que los corredores tienden a gastar el doble de energía que los caminantes, probablemente porque cubren más distancia en la misma cantidad de tiempo. Sin embargo, si eres más proclive a mantener un programa de caminata, caminar el probablemente la mejor elección para quemar grasa a la larga.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle matte | Traducido por lautaro rubertone