Cómo caminar con una postura perfecta

La postura correcta implica mucho más que simplemente ser respetuoso con los demás. Puede determinar la rapidez con que te mueves, la eficiencia en el funcionamiento de tu cuerpo y cuán probable es que desarrolles dolores de espalda y otros problemas físicos. Mediante el uso de la postura correcta, puedes utilizar de forma activa los músculos a lo largo de la espalda, las caderas y las piernas. Esto mantiene los músculos sanos y acostumbrados a un cierto nivel de trabajo. También mejora el control de los músculos, lo cual puede ser muy beneficioso para tus caderas y tu desempeño al caminar o correr, según Health.com. La postura correcta puede ser aprendida y aplicada en cuestión de minutos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Estira tu la espalda, permitiendo que siga sus curvas naturales, y aprieta el estómago. Health.com sugiere empujar tu ombligo hacia la columna para lograr esta posición. Los hombros deben estar relajados y empujados hacia atrás, con el pecho señalando hacia adelante.

  2. Mantén tu cabeza y tu mentón en alto. Dejar que tu cabeza cuelgue baja o floja, o dejar que flote mientras caminas, puede poner tensión innecesaria en tu cuello y alterar el equilibrio al caminar. Corrige esto sosteniendo la cabeza recta y erguida y la barbilla apuntando hacia delante. Esto equilibra la cabeza y lleva el peso a la nuca, lo que reduce el riesgo de dolor o lesión en el cuello. Es también probable que camines más erguido.

  3. Mantén los músculos de los muslos y las nalgas trabajando juntos. Al caminar, nota el esfuerzo y el trabajo puestos en los músculos individuales en la parte inferior del cuerpo. Camina perezosamente a veces puede dejar que estos músculos se relajan, lo que ejerce una presión adicional en otras partes del cuerpo en un esfuerzo por compensar. Con el tiempo, esto podría causar lesiones o dolor. Utiliza todos los músculos al caminar. Si esto no se siente natural al principio, es sólo porque no estás acostumbrado. Una vez que te acostumbres, usarás todos tus músculos sin darte cuenta.

  4. Apunta los dedos de los pies hacia adelante al caminar. Muchas personas hacen esto de forma natural, pero otros pueden ladear sus pies cuando quieren. Esto podría causar una lesión si caminas torpemente y enganchas algo en tu pie o pierna, y también lleva a caminar desequilibrado.

Más galerías de fotos



Escrito por jonathan croswell | Traducido por natalia pérez