Caminar en piletas de natación para dolores de espalda crónicos

La terapia acuática ha demostrado ser un tratamiento efectivo para los dolores de espalda crónicos, más específicamente para los de la parte baja de la espalda. Además de otras opciones como la terapia de ejercicios o de masajes, las actividades acuáticas pueden ser beneficiosas para aquellos individuos que tengan problemas neuromusculares o musculoesqueléticos. Aquellos que no pueden nadar estarán felices de saber que no se necesita tener destrezas de natación para realizar ejercicios en el agua.

Caminar en el agua

Se puede empezar a caminar en el agua en profundidades a la altura de la cintura. Camina a lo largo de la pileta con tus brazos de la misma manera en la que lo harías sobre la tierra. Tensa tus músculos abdominales, mantén tu espalda derecha y evita inclinarte demasiado hacia adelante o los costados. Una vez que te sientas cómodo con el agua a la cintura intenta los mismos movimientos en profundidades mayores, y para más trabajo intenta trotar en aguas profundas.

Beneficios

A diferencia de algunos ejercicios de terapias en tierra, los ejercicios acuáticos disminuyen las fuerzas de compresión de las articulaciones y pueden reducir inflamaciones. Para aquellos que pueden tener dificultades realizando ejercicios en tierra, la terapia acuática provee una alternativa terapéutica segura. La resistencia que genera el agua ofrece un ambiente seguro, ingrávido para problemas de resistencia, equilibrio y postura. Las propiedades del agua, como la tensión superficial y la flotabilidad, permiten que los practicantes puedan completar movimientos en tiempos de ejercicio extendidos que de otra forma no podrían realizar en tierra.

Investigación

Un estudio realizado en el 2013 examinó otro tipo de información, artículos e investigaciones analizando los efectos del ejercicio acuático para dolores de espalda crónicos y descubrió que la terapia acuática demostró ser, en general, un tratamiento efectivo para reducir los dolores de la parte baja de la espalda y aumentar la funcionalidad a corto plazo de las personas que sufren estos dolores. Para resultados a largo plazo, la información reunida demostró que los ejercicios de terapia en tierra son más efectivos que los acuáticos. Sin embargo, para aquellos que tengan problemas con los ejercicios en tierra, la terapia acuática provee una alternativa segura y cómoda.

Equipo

Si quieres obtener más resistencia en tus caminatas acuáticas u otros ejercicios, las redes de mano pueden sumar resistencia al mover tus manos y brazos en el agua. Los zapatos para agua también pueden ser de ayuda ya que pueden agregar más tracción si el fondo de la pileta te resulta resbaladizo. Si te resulta incómodo caminar en aguas más profundas, intenta utilizar un tubo de flotación en tus ejercicios o usar un chaleco o cinturón flotante.

Más galerías de fotos



Escrito por dorothy stephenson | Traducido por azul benito