¿Caminar puede mejorar la circulación?

Caminar puede ayudar a mejorar la circulación y reducir el dolor, si tienes mala circulación. Caminar es especialmente útil si tienes una enfermedad arterial periférica, a veces llamada enfermedad arterial de las extremidades inferiores. La enfermedad arterial periférica afecta los brazos y las piernas, pero las piernas más que los brazos. La aterosclerosis, la acumulación de placa en las arterias que estrecha el interior y disminuye el flujo sanguíneo, hace que se produzcan la mayoría de los casos de mala circulación, de acuerdo con Better Medicine. Caminar puede ayudar a prevenir la aterosclerosis en un número de maneras.

Efectos de la mala circulación

La enfermedad arterial de la extremidad inferior afecta del 2 al 4 por ciento de los estadounidenses de 40 a 60 años y al 6 por ciento de los mayores de 70 años de edad, de acuerdo con University of Southern California Center for Vascular Care. Los hombres desarrollan esta enfermedad con más frecuencia que las mujeres. Debido a que la aterosclerosis disminuye el flujo de sangre, los problemas de circulación causan dolor, dificultad para caminar, úlceras en las piernas y entumecimiento u hormigueo en las extremidades. Los ejercicios como caminar pueden reducir la presión arterial y los niveles de glucosa en la sangre, disminuir el colesterol y ayudan a perder peso, todas medidas que reducen la aterosclerosis y mejoran la circulación.

Mejorar la claudicación


La claudicación es el término para el dolor que se produce en las piernas al aumentar la actividad física si tienes mala circulación.

La claudicación es el término para el dolor que se produce en las piernas al aumentar la actividad física si tienes mala circulación. Debido a que necesitas una mayor cantidad de oxígeno para satisfacer las necesidades de los músculos durante el ejercicio, el flujo sanguíneo aumenta hasta diez veces para satisfacer esas necesidades, si no tienes problemas de circulación, explica el USC Center for Vascular Medicine. Debido a que el flujo de sangre no puede aumentar cuando las arterias no se pueden expandir, tus músculos no reciben el oxígeno que necesitan, lo que provoca dolor. Caminar reduce la aterosclerosis y mejora el suministro de oxígeno a los tejidos.

Beneficios y niveles de ejercicio

Caminar puede aumentar tu resistencia y capacidad de caminar sin dolor si tienes claudicación. Un programa de ejercicio también puede aumentar la producción de ácido nítrico en los vasos sanguíneos, lo que también puede mejorar la circulación, informa Harvard Health Publication. Comienza con cinco minutos de calentamiento antes de aumentar tu ritmo y tratar de hacer ejercicio por lo menos durante cinco minutos a una hora para un total de 30 minutos para empezar. Haz cinco minutos de enfriamiento caminando lentamente después de tu período de ejercicio. Para y descansa cuando tengas un dolor moderado de claudicación. Dentro de tres a seis meses, debes llegar a tu máximo beneficio, asegura la Cleveland Clinic.

Consideraciones


Consulta con tu médico antes de mirar cualquier tipo de programa de ejercicio, como caminar.

Consulta con tu médico antes de mirar cualquier tipo de programa de ejercicio, como caminar. Si tienes dolor en el pecho, dificultad para respirar, latidos irregulares del corazón o mareos al caminar, busca atención médica de inmediato. La aterosclerosis que causa dolor y mala circulación en las extremidades también puede causar la disminución del flujo de sangre al corazón, que puede conducir un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por luciano ariel castro