Caminar y ejercitarse antes de las 36 semanas de embarazo

Al acercarte a la semana 36 de tu embarazo, tu cuerpo ha ganado más peso, tu centro de gravedad se ha desplazado y estás bajo un nuevo estrés físico. La determinación de un programa seguro de ejercicios puede ser confuso y te dejará pensando qué es aceptable y cómo mantener sano a tu bebé. Ya sea que hayas sido activa antes de tu embarazo o no, hacer ejercicio durante este tiempo puede mejorar tu salud al mismo tiempo que prepara tu cuerpo para el parto si se hace de acuerdo con las recomendaciones de tu médico y de una manera segura.

Beneficios del ejercicio

El ejercicio diario ayuda a mantener una composición corporal magra y promover la mejora de la salud física. Durante el embarazo, hay muchos beneficios para el bebé y para ti con el ejercicio. Te puede ayudar a aliviar el dolor de espalda de llevar el exceso de peso en la parte delantera de tu cuerpo. Según la Clínica Mayo, el ejercicio puede aumentar tu fuerza y ​​resistencia en la preparación para el trabajo de parto, reducir el riesgo de diabetes gestacional, aumentar tu energía y prevenir el aumento de peso excesivo.

Consideraciones

Comienza lentamente y nunca hagas más ejercicio que lo recomendado por tu médico. La American Pregnancy Association dice que nunca debes hacer ejercicio hasta que estés agotada o sin aliento, ya que estas son señales de que tu bebé no está recibiendo el oxígeno que necesita. Haz ejercicio en un ambiente cómodo, que no esté muy caliente, con ropa cómoda y zapatos adecuados. Haz calentamiento y estiramiento antes de cualquier ejercicio, sigue cada sesión con un enfriamiento y más estiramiento también. Si prefieres caminar para hacer ejercicio a diario, utiliza una ruta plana. A medida que aumentes de peso, tu equilibrio será menos estable y será más fácil caerte y golpearte tu o el bebé.

Ejercicios seguros

La seguridad de un ejercicio durante el embarazo depende de lo avanzado del embarazo, el tipo de ejercicio y la intensidad del ejercicio. Ejercicios como caminar, nadar, bicicleta fija y ciclismo son de bajo impacto y proporcionan a tu cuerpo un entrenamiento cardiovascular beneficioso. Estos ejercicios pueden ser seguros hasta la semana 36 de tu embarazo. El levantamiento de pesas es aceptable siempre y cuando te centres en ejercicios de resistencia en lugar de ganar gran cantidad de tejido muscular. Utiliza pesos muy ligeros de manera que puedas realizar de 12 a 15 repeticiones de cualquier ejercicio. Los ejercicios de relajación, como el yoga y el Pilates se pueden realizar durante el embarazo para ayudar a mejorar la flexibilidad y la resistencia muscular.

Advertencia

Una vez que hayas ingresado al segundo y tercer trimestre, tu cuerpo puede no ser capaz de soportar tanto ejercicio como antes. Según la American Pregnancy Association, ejercitarte en el segundo y tercer trimestre del embarazo acostada boca arriba puede reducir el flujo de sangre a tu bebé. Escucha a tu cuerpo y deja de hacer ejercicio si sientes dolor, malestar o mareos. Otras señales de alerta a tener en cuenta incluyen dolor de pecho, dolor de cabeza, dolor en las pantorrillas o hinchazón, contracciones, sangrado vaginal o pérdida y disminución de los movimientos fetales.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley farley | Traducido por mario francia