¿Caminar en una cinta endurece la flacidez de las piernas?

Caminar es considerado un ejercicio de bajo impacto gentil, pero esto no significa que vaya a cambiar tu cuerpo. Caminar en una cinta te permite controlar la intensidad de tu entrenamiento ajustando la velocidad y la inclinación, de modo que utilizando esta máquina y manipulando la intensidad de tu actividad puedes endurecer la flacidez de las piernas.

Grasa corporal

El exceso de grasa corporal es la causa de la flacidez en las piernas, esta se ​​encuentra por debajo de la superficie de la piel y, si bien no se endurece, se puede reducir con la caminata en la cinta, pero es importante hacer ejercicio suficiente para cambiarla significativamente. Debido a que la caminata en la cinta es un buen ejercicio cardiovascular, puedes hacerlo de cinco a siete días a la semana durante 30 a 60 minutos en cada sesión. Mantén tu intensidad moderada a alta para quemar la cantidad máxima de calorías y de grasa.

Mejorar el tono muscular

La cinta causa contracciones repetidas en tus piernas, utiliza tus cuádriceps, isquiotibiales, pantorrillas y hasta tus glúteos. Con tus entrenamientos aumentarás la resistencia de estos músculos y mejorarás su forma o tono y, a medida que disminuya la grasa corporal, éstos se endurecerán y no estarán flácidos como antes. La velocidad con la que esto ocurrirá dependerá de tu cuerpo y de lo rápido que puedas perder peso, pero ten en cuenta que la consistencia es la clave y que de seguro mostrará resultados.

Aumentar los beneficios

Cuando comienzas cualquier programa de ejercicios, desearás permitir que tu cuerpo se acostumbre a las crecientes demandas que le estás proponiendo. Poco a poco debes aumentar la frecuencia y la duración de tus entrenamientos, así como la intensidad. Comúnmente, las personas ajustan la velocidad o el ritmo de marcha para aumentar la intensidad y obtener más beneficios; sin embargo, si añades inclinación, aumentarás el trabajo que tus piernas tienen que hacer mientras caminas y, como resultado, esto aumentará la cantidad de calorías que quemes y el desafío a tus músculos para reducir la grasa y endurecer tus piernas.

Consideraciones

Si realmente quieres ver mejoras en el tono muscular de tus piernas, añade ejercicios de entrenamiento de resistencia dos a tres días por semana además de la caminata en la cinta. Este tipo de entrenamiento aumenta el tejido magro de tus músculos, los define y tonifica. También los ayuda a aumentar su metabolismo para disminuir la grasa corporal de todo tu cuerpo, no solo de tus piernas. Haz un ejercicio para alcanzar tu grupo de músculos principal y haz de 8 a 12 repeticiones con un peso que te presente un desafío. Tómate un día de descanso entre cada sesión de entrenamiento de resistencia para obtener mejores resultados y para permitir que tus músculos se recuperen.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany kochan | Traducido por stefanía saravia