Caminar en la camidora y la presión sanguínea

Una actividad aeróbica de bajo impacto, como caminar, es una gran manera de lograr un estilo de vida más activo, especialmente si estás buscando maneras de mejorar tu salud. Caminar a un ritmo estable también te ayudará a regular tu presión sanguínea. Cuando las condiciones climáticas evitan que camines afuera, caminar en la caminadora es una alternativa valiosa que también puede aliviar el estrés, que es un factor de riesgo para la presión sanguínea alta, de acuerdo con la American Heart Association.

Obtén más de tu caminata


Los médicos usan las caminadoras para determinar los niveles de estrés en el cuerpo.

Deberás poner esfuerzo en tu entrenamiento con la caminadora si quieres ver una mejora significante en tu presión sanguínea. Desafíate variando la velocidad y la duración del tiempo que caminas en la caminadora, como también tu frecuencia. Aún la inclinación más ligera del 1 por ciento aumentará el número de calorías quemadas en la caminadora. Si tienes sobrepeso o recién comienzas a ejercitarte, considera intervalos; ajusta tu caminadora para aumentar intermitentemente el ritmo y la intensidad de tu ejercicio hasta que puedas manejar una mayor intensidad al caminar por un período sostenido de tiempo.

El éxito llega con esfuerzos


Caminar en la caminadora, si se hace correctamente, ayudará a tus esfuerzos por perder peso.

Si también estás intentando perder peso, recuerda que tienes que quemar 3.500 calorías para perder 1 libra. Una persona de 175 libras que camina a 3,5 millas por hora en una inclinación cuesta arriba por 1 hora quemará 408 calorías en la caminadora. Hacerlo todos los días quemará 2.856 calorías en una semana. Si recortas tu ingesta calórica por aproximadamente 150 calorías al día, eso es 1.050 calorías menos, que te ayudarán a perder 1 libra por semana.

Más galerías de fotos



Escrito por rhonda alexander, ms, ma, cft | Traducido por paula ximena cassiraga