¿Caminar ayuda a la tonificación del estómago y las piernas?

Caminar es algo que casi cualquier persona puede hacer en cualquier momento, con muy poco esfuerzo o preparación. De acuerdo con la American Podiatric Medical Association, caminar es la forma más popular de ejercicio, y aproximadamente 67 millones de hombres y mujeres estadounidenses caminan regularmente. Caminar es un buen punto de inicio para cualquiera que busque comenzar un programa de ejercicios, y es infaltable para muchos que se ejercitan frecuentemente. Además de los muchos beneficios cardiovasculares, caminar también es efectivo para tonificar tu estómago y piernas.

Caminar quema calorías

Como todos los ejercicios cardiovasculares, caminar quema calorías. Usar esas calorías extra para mover tus piernas lleva a una pérdida de peso y a un físico más tonificado y esculpido. Hacerlo vigorosamente quema aproximadamente cuatro calorías por minuto, así que andar por media hora cinco días a la semana suman un déficit de 600 calorías. Para quemar una libra de grasa corporal, necesitas un déficit calórico de 3.500 calorías. Además de caminar, puedes recortar las calorías que consumes y sumar actividad física en tu rutina diaria para crear un mayor déficit calórico sin ningún esfuerzo agregado.

Caminar construye músculos

Caminar ayuda a construir fortaleza muscular y resistencia en tus piernas y torso, contribuyendo a la tonificación y fortalecimiento de la parte inferior y media de tu cuerpo. Varios músculos están involucrados en cada paso. Tus cuadríceps se contraen en el punto del golpe del talón para evitar que el resto de tu pie golpee el suelo muy rápidamente. Una vez que tu pie está en el suelo, tu glúteo medio y mínimo y los músculos de la corva se contraen para mantener estable tu pelvis. Los músculos paraespinales y laterales del tronco en tu sección media también se contraen para mantener tu pélvis estable en el lado opuesto mientras tu otra pierna se balancea hacia adelante. Tus abdominales y músculos de la espalda baja permanecen contraídos para mantener tu postura.

Para beneficiarte de caminar

Para obtener beneficios de tonificación y fortalecimiento de tus piernas y sección media de caminar, debes hacerlo regularmente a cierta duración e intensidad. Si estás comenzando la American Podiatric Medical Association recomienda caminar por 20 minutos al menos tres veces por semana. Manténte en una intensidad moderada que haga que tu corazón lata más rápido sin causar que tengas dificultad para respirar. A medida que mejores tu estado corporal, puedes andar por períodos más largos a un ritmo más rápido. Una buena forma para agregar más intensidad y beneficio tonificador a tu caminata es sumar colinas en tu ruta.

Viendo una diferencia

Después de comenzar un programa de caminata, desearás resultados rápidos, pero la recompensa por tu trabajo duro depende del tipo de forma en la que estés cuando comiences tu rutina. Si tienes más peso que perder, te tomará más tiempo ver la tonificación deseada en tus piernas que si tienes un peso corporal ideal y deseas obtener algo de tonificación muscular. Sólo recuerda que caminar no sólo te está ayudando a verte de la forma que quieres, también está haciéndote más saludable en el interior reduciendo tu riesgo de muchas enfermedades.

Más galerías de fotos



Escrito por jill armayor | Traducido por gabriel guevara