Cambios en la tecnología que afectan la paternidad

Los cambios en la tecnología han afectado a casi todos los rincones de la sociedad, por lo cual también afecta a la paternidad. El efecto es mixto, tanto bueno como malo, con algunas sorpresas en el camino. En muchos aspectos, la mejora en la comunicación y el acceso a los recursos de información han hecho que la familia viva mejor y sea más flexible. Los padres y las familias deben decidir qué partes de la tecnología son beneficiosas y cuáles en realidad son dañinas.

Comunicación instantánea y distante

Con la llegada de los inmigrantes europeos a los EE.UU. en la década de 1800, muchos de ellos dejaron atrás familia y amigos con los que nunca volvieron a hablar. Las cartas podían tardar semanas o incluso meses en llegar. Esto contrasta con los escolares de hoy en día que hacen amigos en las escuelas hermanas de otros países y usan la tecnología de vídeo digital para colaborar en proyectos de la escuela. O el contraste con las familias que utilizan Skype para compartir la mañana de Navidad, a pesar de que están separados por miles de millas. Si bien una imagen digital de un bebé no es lo mismo que sostenerlo en tus brazos, es algo más que una simple fotografía y palabras sobre una página.

Referencia lista a un clic de distancia

Un equipo fiable y una conexión a Internet son una gracia salvadora para las familias más regulares de la actualidad. El acceso a la información digital es el rescate perfecto para el informe de Inglés para entregar el lunes después de un fin de semana de partidos de la Liga Pequeña, bolos y ballet. Los libros de texto electrónicos resuelven problemas como el robo de libros de texto y los hombros que llevan la mochila del estudiante. ¿Tu hijo de 4 años quiere saber por qué el cielo es azul? En algún lugar de Internet encontrarás una respuesta, reducido al lenguaje de un niño y perfecto para el padre ocupado.

¡Diversión, diversión, diversión!


Los padres pueden utilizar los teléfonos inteligentes para saber siempre dónde están sus hijos.

Hay un montón de opciones para divertirse en Internet: juegos, películas, libros electrónicos, audiolibros y fotografías. Los juguetes electrónicos portátiles ofrecen música individualizada y ficción para jóvenes. Los padres modernos pueden ofrecer a su familia una amplia variedad de actividades para los días de lluvia simplemente activando un interruptor. Las vacaciones de verano ya no necesitan ser enmarcadas con las palabras, "estoy aburrido". Los niños pueden ponerse en contacto con los abuelos, los tíos y los amigos a través de sus teléfonos inteligentes. Gracias al seguimiento geoestacionario, los padres pueden incluso utilizar esos mismos teléfonos para realizar un seguimiento de los jóvenes cuando están visitando otros o yendo a clubes o eventos.

Una mirada hacia el lado oscuro


Con Internet el bullying alcanza un nuevo nivel.

Al igual que muchas otras cosas positivas, la tecnología tiene su lado oscuro y aterrador. Los medios sociales permiten que el chisme sea leído en todo el mundo. El bullying tiene un nuevo aspecto, el ciberacoso, que lleva las burlas, los insultos y la difamación de carácter general, a un nuevo nivel. Los niños confiables pueden revelar inocentemente su ubicación a los depredadores mientras chatean en Internet. Nancy Shute, escritor de U.S. News and Health, compartió en su artículo, "Parents, Not Kids, Are the Biggest Abusers of Technology", que los padres pueden estar demasiado absortos en sus dispositivos de alta tecnología para prestar atención a sus hijos. A veces, es la respuesta de los padres lo que es el problema, como en el caso de Debbie Piscitella, una madre que ahogó a un niño en público por negarse a retractar comentarios hechos sobre su hija en Facebook.

La tecnología cambia, pero la paternidad continúa igual

Con tantas cosas buenas por un lado y peligros aterradoramente reales, por el otro, no es de extrañar que los padres estén preocupados. No hay soluciones mágicas, pero los principios de crianza sólidos pueden ayudar. En primer lugar, mantén el control. Para los niños de 13 y menores, mantén los dispositivos conectados en áreas supervisadas. Limita el uso de teléfonos celulares, especialmente los que tienen la función de toma de imágenes o conexión a Internet. Espera un comportamiento responsable en todo momento, tanto dentro como fuera de Internet. Edúcate a ti mismo y a tu hijo sobre el uso seguro y responsable de los dispositivos tecnológicos. Establece límites. Por encima de todo, sirve como ejemplo positivo del uso amable de la tecnología.

Más galerías de fotos



Escrito por daisy peasblossom fernchild | Traducido por maría florencia lavorato