¿Qué cambios se producen durante el ejercicio?

Ya sea que eres nuevo en el ejercicio o un fanático del entrenamiento, el ejercicio afecta a tu cuerpo de la misma manera. La única diferencia real entre un novato y un deportista de élite es la capacidad de trabajo, tanto en términos de duración como en la intensidad. Mientras que el cuerpo de un deportista de élite se adapta al ejercicio, el cuerpo de un novato aún tiene que tomar las mismas adaptaciones. De todos modos, hay muchas cosas que pasan por debajo de la piel cuando se hace ejercicio.

Toma un respiro

Cuando haces ejercicio, los músculos demandan más oxígeno. Para facilitar esto, tu ritmo de respiración aumenta, al igual que el tamaño de cada respiración, y esto aumenta el consumo de oxígeno por hasta 15 veces por encima de lo normal. La cantidad máxima de oxígeno que puedes tomar, transportar y utilizar durante el ejercicio se llama tu VO2 máximo y es una medida común de la capacidad aeróbica. Cuanto mayor sea el VO2 máximo, mayor será tu capacidad de trabajo aeróbico.

Lo esencial del asunto

A medida que aumenta el ritmo respiratorio, también lo hace la frecuencia cardíaca, ya que trabaja duro para bombear la sangre oxigenada a los músculos que trabajan. Una frecuencia cardíaca de 180 a 200 latidos por minuto no es inusual. La cantidad de sangre bombeada por latido también aumenta, y la combinación de la frecuencia cardíaca y el gasto cardíaco por latido se llama gasto cardíaco. En un esfuerzo por proporcionar tanta sangre como sea posible a los músculos de trabajo, el flujo de sangre a los órganos digestivos y otros sistemas no esenciales se desvía. Los vasos sanguíneos se dilatan para permitir el aumento del flujo sanguíneo, y mientras que la presión arterial tiende a aumentar con el ejercicio, esta vasodilatación ayuda a prevenir la presión arterial excesivamente alta.

Los huesos del esqueleto

En cualquier lugar donde se unan dos huesos en tu cuerpo, se forma una unión o articulación. Las articulaciones en movimiento, como las rodillas y los hombros, se llaman articulaciones sinoviales, y el extremo de los huesos que conforman una articulación sinovial están cubiertos de cartílago hialino y lubricados con una sustancia aceitosa llamada líquido sinovial. Producido en demanda y sobre todo durante el ejercicio, el líquido sinovial nutre y lubrica las articulaciones, lo que provoca un aumento de la amplitud de movimiento y movimientos más fáciles. Esta es una de las razones por las que es importante calentar antes de hacer ejercicio vigoroso.

El poder de los músculos

A medida que el flujo de sangre aumenta en los músculos, se calientan y se contraen, se relajan y se estiran más fácilmente. Las fibras musculares se disponen en grupos llamados unidades motoras, y al entrar en calor, se vuelven más capaces de enervar o activar más unidades motoras simultáneamente. Cuantas más unidades motoras que pueden activar al mismo tiempo, más fuerza que puede generar. Esta es la razón por la cual una pesa se siente más liviana a medida que vas ejercitando. Para permitir un mayor flujo de sangre oxigenada a los músculos, los vasos sanguíneos microscópicos llamados capilares se dilatan. Puedes notar esto en un enrojecimiento de la piel sobre los músculos y los músculos puedes aumentar un poco su tamaño, ya que se llenan de sangre. Los físico culturistas llaman a este fenómeno la bomba.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick dale | Traducido por florencia melloni